Crowdfounding, cuando todos apoyan

El crowdfounding, o fondeo colectivo, se ha convertido en una buena alternativa para dar a conocer un proyecto, para lanzar una iniciativa o prototipo, incluso para saber si le gusta al público antes de salir al mercado, pero lo más importante es que es la facilidad de conseguir fondos  para iniciar un negocio.
En entrevista con Infobaja, Fernando Lelo de Larrea, socio de Fondeadora -la plataforma líder dedicada a albergar proyectos creativos para conseguir fondos para su desarrollo- explicó que el crowdfounging surgió hace unos 6 o 7 años como una vertiente del crowdsourcing o alimentación de otros colectivos de información, el caso más claro de éxito es el funcionamiento de Wikipedia.

Precisó que los movimientos de crowdfounding  surgieron con las campañas políticas de Estados Unidos, obteniendo resultados de gran aceptación. La popularidad de este modo de financiamiento creció más con el surgimiento de Kickstarter.
Esta plataforma está basada en recompensas, es decir, tiene la finalidad de juntar dinero para un proyecto y a cambio se dan recompensas.
“Poco a poco evolucionó hasta definirse cuatro categorías, que es como actualmente se conoce el crowdfounding”, indicó Lelo de Larrea. 
El primer modelo, y que sigue siendo el más usado es el de rewards –o recompensas-, que lideró Kickstarter, ahora está al frente la plataforma Indiegogo, y en México, Fondeadora.
El segundo tiene que ver con campañas de donación, del mismo origen de las campañas de donativos de Estados Unidos, hay algunas páginas que simplemente ponen una plataforma para facilitar las campañas de organizaciones civiles.
El tercer modelo de crowdfounding se trata de préstamos de persona a persona, -o Peer to peer lending-, Kiva fue un ejemplo muy sonado, por su penetración en proyectos sociales, pero también hay otras plataformas en Estados Unidos y en México como Prestadero y Cubo Financiero.
Por último, y a partir de una modificación de leyes de Estados Unidos, aparecen modelos de crowdfounding para levantar capital, sin embargo aún hay dudas sobre esta legislación, “pero es muy evidente que eso va a ser muy exitoso”, consideró el socio de Fondeadora.
¿Cómo funciona?
El modelo más usado, y el que sigue Fondeadora es el de crowdfounding de rewards, Lelo de Larrea definió que si una persona quiere hacerse de recursos para realizar un proyecto debe subirlo a la plataforma, que comúnmente es abierta, lo que significa que cualquiera puede subir un proyecto siempre y cuando cumpla con los requisitos. El primer requisito es explicar de manera escrita el proyecto, debe tener una fecha de inicio y fin. 
La segunda parte es subir un video; después se debe definir un presupuesto; el cuarto paso es definir cuáles serán las recompensas para la gente se anime a apoyar económicamente; y por último quien sube el proyecto debe apoyarse en su propia red de contactos para promoverlo.
“Lo que hemos observado en los casos de éxito de Fondeadora es que debes tener una base de gente que te apoya, digamos un 20 o 15% del proyecto, a partir de aquí llegará gente que no te conoce a aportar”, anotó Lelo de Larrea.
También es importante escoger una plataforma que tenga bastante tráfico, como lo es Fondeadora, que tres años después de crearse tiene alrededor de 500 mil visitas al mes, ha fondeado aproximadamente 20 millones de pesos, y cerca de 200 proyectos
En Fondeadora hay cuatro categorías para presentar los proyectos: Arte y cultura; industrias creativas que incluye música, cine, diseño y fotografía; la tercera es emprendimiento y tecnología; y por último iniciativas sociales.
Lelo de Larrea señaló que en términos de proyectos, las categorías que más se fondean son las industrias creativas, pero los proyectos que tienen más tracción de gente son las iniciativas sociales.
Fondeadora y la mayoría de las plataformas del mundo cobra un 5% de los recursos fondeados en recursos exitosos. Además es un modelo de todo o nada, es decir, el creador decide a dónde quiere llegar, si no llega al 100% no recibe los recursos y no está comprometido a entregar las recompensas.