Se requiere precisión sobre retención de IVA, señala fiscalista

Fotografía: José Alfredo Jiménez

Redacción/Infobaja

Tijuana.- Con las reformas fiscales 2020, la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA)  tuvo una modificación a la fracción  IV del artículo 1o-A, sin embargo, se requiere de precisión para saber quiénes están obligados o no a retener el impuesto.

Así lo dio a conocer el abogado fiscalista Jorge Pickett Corona, al señalar que dicha modificación va dirigida para quienes estén obligados a efectuar la retención del IVA, así como los supuestos en los que los contribuyentes están obligados a efectuar la retención.

Expuso que la fracción controvertida menciona que “sean personas morales o personas físicas con actividades empresariales, que reciban servicios a través de los cuales se pongan a disposición del contratante o de una parte relacionada de éste, personal que desempeñe sus funciones en las instalaciones del contratante o de una parte relacionada de éste, o incluso fuera de éstas, estén o no bajo la dirección, supervisión, coordinación o dependencia del contratante, independientemente de la denominación que se le dé a la obligación contractual”.

En dicho caso, dijo, se deberá aplicar la retención por el 6% del valor de la contraprestación efectivamente pagada.

Ahora bien, agregó, la fracción establece una definición fiscal de la figura de la subcontratación laboral, los contribuyentes quienes estarán obligados a la retención del 6% de IVA son, personas morales o personas físicas con actividad empresarial, esto sin importar la denominación que se le dé a la obligación contractual.

“Es preciso aclarar el alcance que puede llegar a tener dicha disposición, para que ésta pueda cumplirse en su  mayor medida, en las distintas interpretaciones que surjan, ya que puede llegar a confundir su redacción acerca de quiénes están o no obligados a la retención del 6%”, indicó Pickett Corona.

Por último, subrayó que una vez que se aclare el sentido de la fracción IV del artículo 1o-A, será indispensable que los contribuyentes revisen cada uno de los servicios que reciben para determinar si cumplen con esta característica, y establecer si se debe retener o no el 6% del IVA.