Ruiz Barraza, Forjador del año

Por Gabriela Martínez /Infobaja

Para este 2014 el Grupo Madrugadores nombró Forjador del Año al rector de la Universidad de Tijuana (CUT), Jesús Ruiz Barraza, por su labor educativa en la ciudad, distinción que le será entregada en un evento especial programado para este jueves 20 de noviembre.

En entrevista para Infobaja advierte de la transformación que actualmente sufre la educación y las escuelas normales en México, que de perder la línea podrían apuntar hacia la desaparición.

Al hablar de su trayectoria Ruiz Barraza no lo duda y asegura que el proyecto que marcó su vida fue el lograr la federalización de la Escuela Preparatoria Federal Lázaro Cárdenas (1971-1984), que a la fecha mantiene reconocimiento a nivel internacional.

Antes de iniciar con la entrevista, toma asiento en la silla principal de un escritorio, ubicado en el cuarto piso de su universidad. Desde ese lugar observa las luces de la ciudad.

A sus 74 años, el egresado de la Normal Rural de Chihuahua, viaja por el tiempo y recuerda la historia de México.

Cuando habla de la educación, Ruiz Barraza asegura que los cambios en el sistema educativo no son nuevos ya que se han gestionado poco a poco desde hace mucho tiempo.

“No hay un plan de estudio nuevo, es el mismo que se elaboró en la época de (el ex presidente Felipe) Calderón y ha habido una resistencia a la profesionalización del magisterio. Son planes en los que privilegian la práctica escolar frente a otras que deben tener, creo que es lo mejor de eso estoy convencido”.

Aunque advierte que con los cambios de la Reforma Educativa, las escuelas normales pierden facultades que ahora retoman las autoridades, también justifica que la vocación es un valor que han perdidos las nuevas generaciones de maestros. 

“La vocación es el primer requisito que debe tener alguien que quiere ser profesor, es un problema actitudinal, y si ese elemento no se evalúan para alguien que quiere ser profesor todo lo demás no funciona. Sí, claro, esto se ha perdido… es una cosa de actitud y también de inspiración”.

 

Competencia por las aulas

Para Ruiz Barraza uno de los temas importantes que ha generado polémica es que para 2016 profesionistas de otras carreras podrán concursar para las plazas educativas como si fueran egresados de las escuelas normales.

“Puede ser que haya cierta intencionalidad en ese sentido (desaparecerlas), pero no pueden desaparecer las normales por completo, porque la formación de los profesores puede hacerse más allá de las instituciones específicas como en las normales, para que pueda hacerse en la universidades. Pero la formación del profesor tiene que ser en una institución y con una filosofía que tome en cuenta los aspectos de actitud y de inspiración, si no, no va a funcionar”. 

El rector del CUT hace una pausa en la entrevista, acomoda el saco azul que lleva puesto y recuerda su época de estudiante, luego de un silencio, sentencia que si no fuera por la escuela rural de Chihuahua, su destino habría sido el mismo que el de sus hermanos, ser bracero.

“La única esperanza de vida profesional que yo tenía cuando era niño era lograr un lugar en una escuela rural, de no haber logrado esa beca, quedamos como unos 40 de entre los 200 que éramos, tal vez yo me hubiera ido de bracero… estas escuelas son un bien preciado para los jóvenes pobres que deben cuidar”. 

 

Tema Ayotzinapa

 

Para Ruiz Barraza escuchar la palabra Ayotzinapa le provoca lágrimas y al mismo tiempo coraje, habla de los 43 jóvenes normalistas desaparecidos en esa comunidad el 26 de septiembre pasado, como de “esos pobres chamacos llenos de ilusiones ¡Los manipularon, los secuestraron, los balearon y luego los quemaron! ¿En dónde pasa algo como esto si no es México?”, se pregunta.

El profesor explica que cuando fue normalista y miembro de la Federación de Estudiantes Campesinos de México, Ayotzinapa, Guerrero, no era lo que es actualmente. Incluso, como parte de sus anécdotas y logros personales guarda una historia de ese lugar que lo relaciona con la muerte, “la vez que más miedo he tenido y que más cerca he estado, te lo juro”, dice.

En ese tiempo, 1959, su misión era derrocar al director de esa normal, un hombre de apellido Carballo que apenas recuerda. El motivo fue porque descubrió una serie de irregularidades como la venta de inmobiliario de la normal que terminaba en manos de las autoridades.

“Hice todo lo posible para que se dieran cuenta, me infiltré… miraba como el director sacaba cosas de las bodegas del sistema educativo, colchones, por ejemplo… luego las vendía en las tiendas de segunda, no le importaba que los jóvenes de primero y segundo durmieron en el suelo… y cuando se enteraron, casi me matan a golpes porque no me creían”.

Para Ruiz Barraza la educación ni las escuelas deben ser utilizadas como banderas de lucha política porque son el instrumento que tienen los jóvenes de menor oportunidad para aspirar a una vida digna, como debería ser para cualquier mexicano de este país.

Termina la entrevista, pero antes el “profe” Barraza -como es conocido- dice que nunca habría buscado ser secretario de Educación o tener otro puesto, ni diputado del 4to Distrito en Durango como se  lo propuso el ex presidente De la Madrid. Su vocación siempre ha sido una: maestro.

 

Otros Premios

Reconocimiento en Paseo de la Fama-2014

Medalla José Santos Valdez, al mérito normalista-2014

Reconocimiento por 50 años de trayectoria-2010 

Premio Nacional de Oratoria (etapa estudiantil)