“No hay excusas”, dijo Jaime Bonilla sobre el gobierno entrante

Fotografía: José Alfredo Jiménez

Por Korina Sánchez S.

Tijuana.- Recordando los dichos de su padre, Jaime Bonilla Valdez inició su primer discurso como gobernador de Baja California ante los invitados congregados en la sala de espectáculos del Centro Cultural Tijuana (Cecut), la tarde del viernes 1 de noviembre.

“Decía mi padre que no hay fecha que no se llegara y no había pagaré que no se venciera”, fueron las palabras con las que comenzó, en referencia a los gobiernos de sus antecesores.

Siguió con seriedad. Habló sobre los recursos destinados para cada rubro en Baja California, mismos que están comprometidos para pagos que dejó el gobierno de Francisco Vega de Lamadrid, aunque dijo que no es irreparable y solicitarán apoyo del gobierno federal.

“Vivimos en un estado de shock, financieramente”, indicó, mientras se presentaba en pantalla una gráfica que ilustraba el crecimiento de la deuda y pasivos de Baja California en los últimos 30 años, con un visible saltó en la última administración.

En la gráfica se ilustraba como durante la administración de José Guadalupe Osuna Millán (2007-2013) la deuda aumentó de cinco mil 809 millones a 13 mil 456 millones. Con su sucesor, Francisco Vega de Lamadrid (2013-2019) la cifra se disparó hasta los casi 31 mil millones de pesos de deuda que tiene ahora Baja California.

El proyecto que presentó Jaime Bonilla Valdez es hasta 2024, pese a que se desconoce si su gestión será de dos o cinco años.

“No tenemos tiempo, no sabemos cuánto tiempo vamos a gobernar”, reconoció.

La inseguridad en Tijuana, la falta de credibilidad en las instituciones, la pobreza educativa y la falta de acceso a la salud, son algunos de los problemas que mencionó tiene Baja California.

Existen proyectos de infraestructura inconclusos, además, el servicio de salud para los trabajadores del estado y los maestros está en crisis.

“Nuestra prioridad van a ser los maestros”, informó, para asegurar que se les iba a garantizar su pago, incluyendo los pensionados y jubilados.

La deuda de la Universidad Autónoma de Baja California se resolverá, prometió, en dos meses.

“Mi gobierno se concentrará en la protección a niños y niñas, diseño de arquitectura institucional, eficiente; recuperación de tranquilidad y seguridad que han sido arrebatadas por la inseguridad”.

En Baja California existe la hambruna, sostuvo, por lo que dijo que será prioridad brindar alimento a las familias. Anunció que se retomarán los comedores comunitarios, con mil millones de pesos que se obtendrán de la austeridad.

Bonilla Valdez señaló también que se reducirán los sueldos de los secretarios y que él mismo no recibirá salario como Gobernador.

“El salario del gobernador se donará en su totalidad a los albergues de Baja California”.

Habrá, además, reducción de los puestos de secretarios particulares, eliminarán el uso de escoltas donde no se justifique, disminuirán flotillas de automóviles al mínimo y no pagarán servicio de telefonía celular.

Habló también el Gobernador de la posibilidad de que Baja California cuente en breve con dos nuevos municipios, San Quitín y San Felipe, lo que dijo fue una de sus promesas de campaña.

Pidió el apoyo a las nuevas generaciones, para gobernar. “Ningún hombre es una isla”, dijo, citando otra frase que escuchaba de su padre.

Bonilla Valdez señaló que dado que su partido, Morena, consiguió la mayoría en los tres niveles de gobierno, esto deberá facilitar el camino. “No hay excusas”, reconoció.

“Mi principal legado”, añadió, “será dejar en Baja California un estado organizado”.

Otras propuestas

  • Habrá clínicas para la atención a las personas que sufren de una adicción, con servicio gratuito
  • Garantizará el acceso al servicio del agua
  • Investigará los actos de corrupción
  • Resolverá en seis meses el problema de contaminación de las playas bajacalifornianas
  • Se realizarán consultas para crear dos municipios en Baja California
  • Habrá finanzas sanas
  • Construcción de carretera para San Quintín y Guerrero Negro (Ensenada)
  • Malecón en Playas de Rosarito
  • Nueva central de autobuses en Tecate
  • Red de Transporte Metropolitano
  • Programa de infraestructura vitivinícola, para garantizar que Baja California sea el mayor productor de vino en México