Yo veo

Por José Cervantes Govea

jocegovea@yahoo.com

El 6 de marzo de 1994 Luis Donaldo Colosio Murrieta, siendo candidato del PRI a la Presidencia de México, pronunció un discurso cuyo contenido disgustó a algunos políticos. 

Entre otras verdades Colosio dijo: “Yo veo un México de comunidades indígenas, que no pueden esperar más a las exigencias de justicia, de dignidad y de progreso; de comunidades indígenas que tienen la gran fortaleza de su cohesión, de su cultura y de que están dispuestas a creer, a participar, a construir nuevos horizontes. Yo veo un México de campesinos que aún no tienen las respuestas que merecen. He visto un campo empobrecido, endeudado, pero también he visto un campo con capacidad de reaccionar, de rendir frutos si se establecen y se arraigan los incentivos adecuados. Yo veo un México de jóvenes que enfrentan todos los días la difícil realidad de la falta de empleo, que no siempre tienen a su alcance las oportunidades de educación y de preparación. Jóvenes que muchas veces se ven orillados a la delincuencia, a la drogadicción; pero también veo jóvenes que cuando cuentan con los apoyos, que cuando cuentan con las oportunidades que demandan, participan con su energía de manera decisiva en el progreso de la Nación. Yo veo un México de mujeres que aún no cuentan con las oportunidades que les pertenecen; mujeres con una gran capacidad, una gran capacidad para enriquecer nuestra vida económica, política y social. Mujeres en suma que reclaman una participación más plena, más justa, en el México de nuestros días. Yo veo un México de empresarios, de la peque- ña y la mediana empresa, a veces desalentados por el burocratismo, por el mar de trámites, por la discrecionalidad en las autoridades. Son gente creativa y entregada, dispuesta al trabajo, dispuesta a arriesgar, que quieren oportunidades y que demandan una economía que les ofrezca condiciones más favorables. Yo veo un México de profesionistas que no encuentran los empleos que los ayuden a desarrollar sus aptitudes y sus destrezas. Un México de maestras y de maestros, de universitarios, de investigadores, que piden reconocimiento a su vida profesional, que piden la elevación de sus ingresos y condiciones más favorables para el rendimiento de sus frutos académicos; técnicos que buscan las oportunidades para aportar su mejor esfuerzo. Todos ellos son las mujeres y los hombres que mucho han contribuido a la construcción del país en que vivimos y a quienes habremos de responderles. Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla”.

Colosio señaló con pleno conocimiento de causa las fallas del sistema político mexicano. Puntualizó claramente que el gobierno permitió vejaciones, destierros, opresiones, fraudes, agravios, exclusiones, ignorancia, empobrecimiento, discriminaciones, subdesarrollo, abusos de poder, corrupción, injusticias e impunidad. Colosio se atrevió a criticar al sistema que lo patrocinó y formó políticamente y eso le costó la vida. Días después, el 23 de marzo de 1994, fue arteramente asesinado en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana.

*José Cervantes Govea radica en Tijuana, es Contador Público egresado de la UABC y Abogado egresado de UNIVER Tijuana.