A Wrinkle in Time: Una pérdida de tiempo

Reese Witherspoon y Storm Reid en una escena de "A Wrinkle in Time". Fotografía: Disney

Por Chema Castro III

Para que una película realmente sea importante debe cumplir un requisito indispensable: ser entretenida, en el caso de Un viaje en el tiempo (“A Wrinkle in Time”), ese objetivo no es cubierto en lo más mínimo… bueno, la música está bien.

Basada en la novela de Madeleine L’Engle (publicada en 1962), esta cinta que actualmente se exhibe en los cines de Tijuana, es la historia de la búsqueda por Meg Murry (Storm Reid) de su padre Alexandre (Chris Pine), acompañada por su hermano menor Charles Wallace (Deric McCabe) y su amigo Calvin (Levi Miller).

La curva es que el papá, un científico igual que su esposa Kate (Gugu Mbatha-Raw), está perdido en el tiempo desde hace cuatro años y va requerir ayuda de las madrinas Quién (Mindy Kaling), Qué (Reese Witherspoon) y la suprema Cuál (Oprah Winfrey) para navegar entre dimensiones y encontrarlo.

Pero… dirigida por Ava DuVernay (Selma), de un libreto adaptado por Jennifer Lee (Frozen) y Jeff Stockwell (Bridge to Terabithia), emplea una mano muy pesada, y obvia, en contar la importancia de aceptarse uno mismo e impedir que la oscuridad, o los malos pensamientos, nos manejen.

No necesitan más de cinco minutos para “captar el mensaje”, y eso no es el único problema con el filme, mucho de ello recae en el hecho que se siente como ya lo hemos visto, y en forma más espectacular, en otras películas.

La lista de referencias mentales vuelan: Avatar, Thor, The Wizard of Oz, etc., hasta la filosofía de Star Wars entra al quite aunque, bien sabemos, que la mayoría de esos filmes surgieron después de la novela de L’Engle.

Los personajes explican todo, todo, desde antes qué suceda en vez de dejar que fluya a través de la historia y eso es bastante tedioso, especialmente con las madrinas que parece que imparten una clase de la novela entre cada cambio de vestuario, y peinados, la cosa es que ninguna es emocionante, o clave, porque la verdad es que la historia no es complicada, especialmente ahora en que los filmes de fantasía son el pan de cada día.

Y eso nos lleva a lo peor: los efectos no tan especiales.

En su obra más famosa DuVarney no los empleó, y se nota que no sabe trabajar con ellos ni cómo es importante mejor emplear escenarios o locaciones en vez de la pantalla verde, y eso se nota mucho, se ve “chafa”, que es algo raro decir porque hace diez años serían espectaculares, pero aquí no.

Por lo menos Sade regresa a la vida con la canción titular y eso es bueno, algo rescatable.

El otro lado positivo es que dura menos de dos horas, en otras palabras, suficiente para que los alumnos la vean en clase sin problemas, porque parece que ese es el objetivo primordial, ser una película de esas “importantes” que vean los jóvenes, especialmente las muchachas (de hecho la novela es un regalo tradicional de mamás a sus hijas en Estados Unidos, supongo porque no quieren platicar con ellas), y qué entiendan que “cada una de ellas es bella, a su manera”.

Oprah Winfrey participa en la película. Fotografía: Disney.

Y si queremos agregar más sal a la herida, está el detalle de que las acciones son desganadas: Oprah es Oprah, y ya. Kaling se nota como que no podía dejar de ver la pantalla verde; el pequeño McCabe distrae (un riesgo latente siempre con niños actores) y la principal, Reid, nunca deja ver sus emociones. Todo eso te saca constantemente de la historia y, la verdad, es culpa del director.

A lo mejor los niños pequeños sean entretenidos por los colores, y los adultos en decir “!Ey! Esa es Sade ¿verdad?”, pero de ahí no tengo la menor idea que pudiera encontrar alguien para entretenerse en esta obra, y eso debería ser los importante.

A Wrinkle In Time

  • Título en español: Un viaje en el tiempo
  • Reparto: Storm Reid, Oprah Winfrey, Chris Pine, Gugu Mbatha-Raw, Levi Miller, Deric McCabe, Reese Witherspoon, Mindy Kaling, Zack Galifianakis, Michael Peña, Rowan Blanchard
  • Director: Ava DuVernay
  • Guion: Jennifer Lee y Jeff Stockwell
  • Duración: 1:49 horas
  • Género: Fantasía
  • Calificación: * (de cinco)