Vuelve el terror a Del Toro

NUEVA YORK.- Muchos querrían tomarse una cerveza con Guillermo del Toro, pero al cineasta mexicano no le apetece relajarse: su vida social es el trabajo, asegura, y ahora tiene más proyectos que nunca. Entre ellos, volver a dirigir una película de terror después de 15 años. 

"No soy alguien al que le guste salir a tomar una cañas o un cafecito. No me gusta. Desde niño nunca me ha gustado", asegura el afamado director y productor, quien a los 7 años compró una antología del terror como su primer libro.

"Estoy muy ocupado, preparándome, entre otras cosas para dirigir una película que será de horror, de fantasmas. Hace mucho que no hago una película en mi género. Me atrae muchísimo volver a él como director", añadió el viernes en una entrevista con The Associated Press.

Del Toro planea empezar a dirigir "Crimson Peak" a finales del año 2013, con miras a estrenarla al año siguiente.

Autodescrito como "un fanático obsesivo" de las películas de miedo, aseguró que no dirige un filme cuyo único objetivo sea asustar desde "Mimic", de 1997.

Y acotó que no incluye dentro de este género su película del 2001 "El espinazo del diablo". "En 'El espinazo del diablo' quería que el fantasma no diera miedo", rió Del Toro. 

"El miedo es muy primario. Siempre me ha gustado lo que pasa con las emociones humanas cuando el miedo tiene una influencia en ellas".