Volos TEM

Por Juan José Alonso

jjalonso@grupoconsultorefe.com

Siguiendo con la temática de la semana pasada sobre el Banco del tiempo, he encontrado que una pequeña ciudad griega ha decidido lanzar una nueva moneda, sustentada en las prácticas ancestrales del trueque, como medida para paliar la profunda crisis que viven los helenos.

Todo empezó hace unos meses, cuando se introdujo una moneda alternativa (TEM), fue una iniciativa popular, que desde entonces ha crecido hasta convertirse en una red de más de 800 miembros, en una comunidad que lucha para poder pagar sus cosas en euros, en medio de la profunda crisis financiera que afecta al país.

En el mercado central de Volos no es necesario llevar dinero en el bolsillo, desde joyas a alimentos, piezas eléctricas o ropa, todo puede adquirirse con la moneda alternativa, funciona como un sistema de intercambio. Si tienes bienes o servicios para ofrecer, ganas crédito: un euro equivale a una TEM (sin inflación).

Entonces puedes utilizar sus “ahorros” para comprar cualquier otra cosa que se ofrece a través de esa red, dando lugar a los intercambios más originales, que los mismos bienes, se trata de una nueva versión del viejo sistema de trueque de la antigua Grecia.

Dos monedas que conviven

Todo el sistema se organiza en internet, en donde los miembros tienen cuentas en TEM en las que se les carga cada transacción virtual. Salir del Euro, ha sido un escenario muy discutido en los últimos meses, mientras Grecia se hunde cada vez más profundo en su peor recesión en la historia moderna y los alemanes son los que controlan prácticamente el sistema financiero y político de los helénicos. Por el momento ambas monedas conviven en Volos, pero el TEM crece día con día, siendo una opción que ayuda a abatir el desempleo y el aprovechamiento de bienes y talento, que al contar con tecnología fortalece a este sistema de intercambio con su moneda virtual.

¿Estamos ante un nuevo comienzo del mundo? El fundador del sistema, Yannis Grigoriou, cree que el TEM tiene un futuro brillante, la red de la moneda alternativa se está extendiendo por toda la comunidad, con más y más empresas dependiendo de ella. En el local de una cooperativa de floricultura integrada por personas con discapacidades de aprendizaje, los trabajadores utilizan TEM para vender sus plantas a cambio de servicios que de otro modo tendrían dificultad para pagar. Definitivamente el mundo está cambiando y hay sistemas y relaciones que necesitan reaventarse o regresar a las bases para volver a replantear la convivencia social, que necesita un modelo de intercambio de bienes y servicios para poder avanzar y mejorar el nivel de vida de las personas.

Otras monedas complementarias en el mundo

Las monedas complementarias pueden definirse como los sistemas que permiten reorientar los intercambios hacia el consumo útil, social y ecológico, tanto a nivel individual como colectivo. De aquí se desprenden varios ejemplos en el mundo.

Algunos ejemplos: “Chiemgauer” Alemania, “Toreke” Bélgica, “Tláloc” Ciudad de México, “CES” África del sur, etc.

Definitivamente algo hay que hacer con el marranero que son los sistemas financieros del mundo, creo que estas monedas alternativas y complementarias, pudieran ser un buen nuevo comienzo del mundo.

*Profesor de Posgrado de Cetys Universidad e Ipade Business School.