Viejos los cerros

Por Dante Lazcano

Cuando los Tampa Bay Bucs anunciaron que se hacían de los servicios de Tom Brady, haciendo un análisis de lo que el equipo tenía en ese momento, mi reacción natural fue pensar que al equipo le alcanzaría para meterse a playoffs hasta la fase divisional.

Lo anterior obedeció a que por la división en que se encuentra el equipo, por el talento que tenía, y hablo en pasado porque el roster cambió de agosto a la fecha incluyendo todo el tema Covid, el calendario de juego asignado y entrenador en jefe, pero principalmente por la edad de Brady y que jugaría sin tener en las líneas laterales a Bill Belichick, ilusamente no pensé que fueran a llegar a la final de conferencia, mucho menos a la disputa del Super Bowl.

Hablar de que si Brady es el primero en jugar una decena de Súper Tazones, de ser el primero con 6 y quizá más anillos, de haber ganado por vez primera en tiempo extra, entre esa y otras 50 marcas que ha establecido en postemporada sería redundar.

Al margen de si engañó desinflando balones, que jugó en un equipo al que le comprobaron que también hizo trampa videograbando, que jugó a lado de asesinos o jugadores que no pasaron el antidoping, tengo que reconocer que el jugador está muy por encima de figuras como Michael Jordan, Michael Schumacher o incluso Diego Armando Maradona y hasta Muhammad Alí.

Si el 7 de febrero gana el Super Bowl es otra historia.

Aun no es tiempo de pronósticos, pero a partir del hecho que los Bucs juegan a generar errores y capitalizarlos al grado que suman 41 puntos en estos playoffs por pérdidas de balón, los Bucs tienen quizá más posibilidades de ganar ya que de remate cuentan con Brady.

No es chile pero arde

Lo que son las cosas, en la semana 2 de la temporada 2020, los Chargers le dieron una real repasada a los Chiefs, pero un mal manejo de partido incidió en lo que fue una dolorosa derrota ya que los aun campeones de la liga le sacaron el juego de la bolsa a los del rayo en tiempo extra.

Para la semana 4, después de haber estado arriba en el marcador casi todo el cotejo dejaron ir una ventaja de 17 puntos en el mismo modo de “same old story”.

Si bien el hubiera no existe, viendo a los protagonistas del Super Bowl 55, dos equipos que los del rayo tuvieron a raya, es cuando se refuerza la frase de Bill Parcells en el sentido que cuando un equipo pierde por dos o más touchdowns de diferencia el problema está en el talento, pero cuando se pierde por menos de una anotación el problema radica en el “coucheo”, a ver qué tal con el experimento nuevo.

Mis dos centavos

Next year.

 

Compartir
Artículo anteriorCalifornia la del mito
Artículo siguientePolitizar las vacunas