¡Vaya!

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Tuvieron que pasar seis largas y complicadas jornadas, pero parece que el Xolo al fin dio señales de vida y se reencontró con el triunfo cuando más lo necesitaba. Quizá no habrá sido el partido más brillante de parte del conjunto dirigido por Diego Cocca, pero no hay duda que tanto el equipo como su afición requerían de una victoria para recuperar la confianza perdida y empezar a componer un torneo que de arranque lucía como de verdadera pesadilla. Queda claro que los empates en casa no son necesariamente malos resultados, pero sumar un punto a la vez no te lleva muy lejos y sobra decir que la manera como se dieron los últimos dos empates de local no fueron del agrado de gran parte de la afición tijuanense. Después de todo, los goles de último minuto solo son buenos para el equipo que los anota, y afortunadamente en esta ocasión fueron los aficionados del local los que lo pudieron celebrar. Sera que uno se empezaba a acostumbrar a no salir contento del Estadio Caliente, pero vaya que fue agradable el poder ver a un público satisfecho y feliz tras escuchar el silbatazo final.
Ahora bien, se mencionó anteriormente que no fue el partido más vistoso por parte del conjunto canino, pero sin duda mostraron una tremenda mejoría en comparación a previas actuaciones. El técnico argentino optó por mandar un cuadro ofensivo para buscar el resultado, y al no ser por la falta de contundencia se estaría hablando de un partido que fácilmente pudieron haber ganado por 2 o 3 goles. La anotación llegó hasta el minuto 86 de los pies de Miller Bolaños tras una excelente pared con Juan Lucero, pero los delanteros rojinegros tuvieron varias oportunidades, sobre todo en el primer tiempo, para romper el cero y poder presumir un resultado a favor más abultado. Además, se recuperó en la portería a un Lajud que parece haberse visto beneficiado por la convocatoria a la selección mexicana para los próximos partidos, quien mostró su característica seguridad bajo los tres palos y fue parte importante del triunfo sobre el equipo de Necaxa. Frenó los embates de una joven y enjundiosa delantera hidrocálida en repetidas ocasiones y de nuevo demostró el porqué de su llamado al combinado tricolor. Bien dicen que con portero confiable y delanteros hambrientos se ganan partidos, y este pasado viernes dejaron claro que cuando quieren cuentan con ambos.
¡Vaya! El equipo de Tijuana volvió a ganar tan solo mes y medio después, y a pesar de que aún queda mucho terreno por recorrer se dio un paso importante hacia el poder rescatar un torneo que empezaba a complicarse. Con empates en casa y derrotas de visitante será imposible clasificar a la liguilla, pero si logran hilvanar triunfos se estaría hablando de un regreso importante hacia los puestos de liguilla. Solo queda esperar a que la pausa por la fecha FIFA no frene este posible ‘regreso’ al campeonato de los Xolos y que en dos semanas se pueda hablar de un segundo triunfo consecutivo.