Va en aumento la cifra de cuerpos en Durango

DURANGO.- Soldados localizaron el lunes cinco cuerpos más en fosas clandestinas en el estado norteño de Durango, lo que elevó a 179 los cadáveres recuperados en la zona en el último mes.

 
La Fiscalía de Durango informó el lunes inicialmente que efectivos militares habían localizado hasta el domingo en la noche 10 cadáveres de hombres y uno de una mujer tras continuar las excavaciones en un lote de la capital estatal, que lleva el mismo nombre que el estado y está ubicada a unos 900 kilómetros al noroeste de la Ciudad de México.
 
Más tarde, sin embargo, la misma Fiscalía señaló que entre sábado y domingo fueron localizados un total de 17 cuerpos, de los cuales tres eran mujeres.
 
En un comunicado difundido el lunes por la noche, las autoridades reportaron que habían desenterrado cinco cuerpos más.
 
Las excavaciones continúan, señaló la Fiscalía, que hasta ahora no ha informado sobre la identidad de las víctimas ni el porqué se han acumulado tantos cuerpos en la ciudad de 580.000 habitantes.
 
Tampoco se ha informado sobre el móvil de los asesinatos, aunque en principio las autoridades piensan que podrían ser víctimas de grupos del narcotráfico. Las primeras fosas se localizaron en abril y desde entonces el número de cadáveres ha ido en aumento.
 
Durango es el segundo estado donde se han localizado un alto número de cuerpos en fosas clandestinas.
 
En Tamaulipas, en el noreste del país y en el extremo opuesto de Durango, las autoridades encontraron 183 cadáveres en 40 fosas en San Fernando, el mismo municipio donde en agosto de 2010 fueron asesinados en una misma acción 72 migrantes.
 
Las autoridades han responsabilizado de las muertes en Tamaulipas al cártel de narcotraficantes de Los Zetas, uno de los grupos más sanguinarios del país.
 
El vocero del gobierno federal en materia de seguridad, Alejandro Poiré, dijo el lunes en rueda de prensa que las fosas en Durango se localizaron a raíz de una captura hecha por fuerzas federales, aunque no dio más información.
 
Sin entrar en detalles, el portavoz también señaló que las primeras hipótesis señalan que los casos de las fosas de Durango se deben a motivos distintos al caso de las tumbas clandestinas en Tamaulipas.
 
La violencia atribuida al crimen organizado ha dejado más de 34.600 muertos desde diciembre de 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra los cárteles de las drogas.