Urge Policía de Carrera al Frente de la SSPM

Por Jaime Bonilla Valdez

El bochornoso caso de Alejandro Lares Valladares al frente de la secretaría de Seguridad Pública es una lección exacta de lo que no se debe hacer en el desempeño de la función pública.

Por un lado, tenemos un presidente municipal que se equivoca al nombrar como jefe de la policía a una persona sin ninguna experiencia por un compromiso personal y que luego no es capaz de admitir su error y lo mantiene en el puesto no obstante el repudio de la ciudadanía.

Por otra parte, nos encontramos con un hombre enloquecido con el puesto de jefe de la policía que hace de la frivolidad y el abuso su norma de conducta. Como resultado, tenemos el índice de criminalidad más elevado en la historia de nuestra ciudad.

Así pues, la improvisación, el despotismo y la corrupción siguen siendo los protagonistas de nuestra vida política y la causa principal del disgusto de la población.

Es urgente un compromiso gubernamental en materia de seguridad pública para establecer medidas inmediatas de carácter preventivo, de control y de sanción para que no se vuelvan a repetir casos como el del “camillero Lares”.

La misión del secretario de Seguridad Pública debe consistir en coordinar, ordenar y supervisar eficiente y eficazmente los distintos cuerpos que están bajo su responsabilidad, así como en mantener un vínculo estrecho con la ciudadanía a la que le debe servir con fidelidad y honor. De igual manera, debe salvaguardar la integridad de las personas y su patrimonio, y preservar de orden público y los derechos humanos.

En mi carácter de presidente estatal de MORENA, el partido que se considera la esperanza de México, recomiendo al cabildo de Tijuana la integración de una comisión especializada para definir el perfil ideal de la persona que tendrá a su cargo la secretaría de Seguridad Pública.

Esa misma comisión debe proceder posteriormente a evaluar a todos los candidatos que sean necesarios hasta que seleccione a quien cumpla entre otros requisitos con una experiencia mínima de 30 años en el servicio, haber ocupado al menos 3 años un cargo en el nivel inmediato inferior y haber ejercido el mando operativo con anterioridad.

La persona a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública de Tijuana debe tener formación ética, conocimiento y manejo del marco jurídico y dominar el reglamento que rige la corporación. Es decir, todo lo contrario del “camillero Lares”.

 

 *Presidente estatal de MORENA

Compartir
Artículo anterior¿Conocías el PRONI?
Artículo siguienteLa vida en el norte