Una vez cubierta la vacante ¿qué sigue?

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

hector.guerrero@medtronic.com

Web Site: www.arhitac.org

Una vez que una compañía ha acordado a qué candidato extenderle una oferta de trabajo y que ésta ha sido aceptada por el mismo definiendo su fecha de inicio de labores, el siguiente paso es la integración a los procesos y sistemas de la empresa de tal forma que este periodo sea lo más efectivo y breve posible para el recién contratado.

En este proceso conocido dentro del argot de Recursos Humanos como “Onboarding”, es imprescindible que a quien inicia en su función se le provea de toda la información y de las herramientas necesarias para que en un futuro inmediato pueda alcanzar el desempeño esperado.

Dentro de esta información se le debe incluir tanto los grandes logros como las fallas y obstáculos a los que se enfrentó su antecesor, de tal forma que el panorama con el que cuente el nuevo empleado sea lo bastante amplio para una buena toma de decisiones.

Es importante vigilar que a los logros obtenidos y a los sistemas que operen ya con eficiencia se les de continuidad buscando mejorarlos aún más, pero también que el aprendizaje rescatado de las fallas en las que se incurrió en el pasado sea aprovechado de forma tal que no se cometa de nuevo el mismo error.

Dentro de un proceso de selección de talento participan regularmente varios entrevistadores que al final, algunos de ellos pudieran no estar de acuerdo del todo con el candidato al que se decidió contratar para un puesto específico.

Sin embargo, una vez tomada la decisión por la mayoría o de acuerdo a los mecanismos establecidos con anticipación, el apoyo al de nuevo ingreso debe ser sin reserva y de manera unánime, pero siempre vigilando que su desempeño se dé dentro de las políticas y valores organizacionales.

En días recientes la mayoría de los mexicanos facultados legalmente para votar acudimos a las urnas a elegir a nuestro próximo Presidente de la República. Este proceso lo comparé en una participación anterior con el que se lleva a cabo en una empresa para seleccionar y contratar a un candidato para una vacante, haciendo una analogía de votar con extenderle una oferta de empleo al postulante de nuestra preferencia. Hoy todo parece indicar quién fue el candidato presidencial que más “ofertas de empleo” recibió, es decir aquel que resultó electo para ocupar el puesto de Presidente de México.

¿Qué sigue para los mexicanos? Una vez oficializado el resultado de las elecciones pasadas, lo que sigue es iniciar con el proceso de “Onboarding” en donde se va a requerir el apoyo de todos, incluyendo de aquellos de los que su voto no formó parte de una mayoría. Es imperativo supervisar que el nuevo empleado no eche al saco roto el aprendizaje obtenido de errores pasados, así como también observar que le dé continuidad a todo aquello que esté beneficiando al país.

Será clave para el éxito de los mexicanos proveerle a quien las autoridades han declarado electo, todo el apoyo necesario en la medida de lo posible y permitido pero siendo a la vez muy críticos de su desempeño, de tal manera que nos cercioremos que el nuevo Presidente de la República haga lo que debe de hacer y que lo que deba de hacer, lo haga bien.

*Presidente de ARHITAC (Asociacion de Recursos Humanos de la Industria en Tijuana A.C.) / Gerente de Recursos Humanos Medtronic México.