Una preocupación de todos

Por Carlos Murguía Mejía

Efectos del Cambio Climático, para nadie escapa este grave fenómeno que daña recurrentemente el entorno ecológico en el planeta y por ende los que vivimos en ella. Tan es así, que no existe pueblo que no sea testigo de alteraciones climatológicas que se presentan con ejemplos en muchas de las veces de funestas y graves consecuencias. Precipitaciones de lluvias, desbordamiento de ríos, terremotos, tsunamis, erupciones de volcanes aparentemente ya extintos y cambios de clima extremosos y amén, de estaciones del año desfasadas. Todo esto, provocado por la mano del hombre sin duda alguna.

No podríamos continuar abordando este tema sin referirnos a un ilustre mexicano, descubridor del agujero en la capa de ozono quien el 11 de octubre de 1995, recibió el premio Nobel de química y me refiero a este ilustrísimo profesionista y científico mexicano, Don Mario Molina.

Pues bien, ciertamente ya desde 1972, Molina junto a otros investigadores daban cuenta de sus investigaciones en donde establecían incuestionablemente que las emisiones de gases tóxicos y particularmente los compuestos de cloruro y bromuro así como otras emisiones  destruían la capa de ozono. En tal virtud, 181 países y acentuado el esfuerzo de estos en el protocolo de Kyoto de 1997 y ya siendo la tercera conferencia de las partes de la convención marco de las naciones unidas sobre el cambio climático, se dieron a la tarea de tomar medidas drásticas y acciones concretas para disminuir la emisión de gases tóxicos a fin de procurar ya no únicamente el daño ecológico si no la preservación de la salud del hombre, las especies, la flora y fauna de nuestro planeta.

Mario Molina, enfrento grandes retos sobre todo en contra de las transnacionales que descalificaban su trabajo científico; pero nada valió, sus aseveraciones más que contundentes.

El protocolo de Kyoto, no fue ratificado por Estados Unidos y en la Cumbre de París, el retiro por parte de Trump, evidente e irresponsable. Su retiro atenta contra la salud y descalifica sin razón ni motivo justificado a los científicos que descubrieron la causa del deterioro de la capa de ozono.

En Tijuana, Baja California, existe una anarquía digna de comentario: vallas comerciales, espectaculares, pantallas electrónicas, anuncios luminosos y etc., etc. Amén, de empresas contaminantes, transporte urbano, camiones de carga y automotores que contribuyen eficazmente a la contaminación. Hay una Ley del 1 de Junio del 2012, que se llama De prevención, Mitigación y adaptación de Cambio Climático, y, no vemos respuestas por parte de las Autoridades (los tres órdenes de gobierno), tendientes a la disminución de la contaminación en el medio ambiente.