Un relato blanco y uno negro

Por El Recomendador

La creatividad de un relato puede darse en historias alegres y macabras. Pueden unas y otras dejar o no un buen sabor.

El panorama para crear y filmar es muy amplio. Aquí destacamos un relato que deja la sensación de que la vida es bonita y buena, aunque haya crueldad en ella. En segundo lugar, destacamos una historia abusiva que, de tanto querer provocar escalofrío, inquietud y desasosiego, acaba por decepcionar por la manera abusiva y arbitraria con la que vino siendo sobrecargada.

1.- Pollo al vinagre (Poulet au Vinaigre). Película francesa de 1985 dirigida por Claude Chabrol. Sinópsis: Un médico, un carnicero y un notario deben comprar la casa del cartero para cerrar un negocio de bienes raíces. El problema es que éste lee el correo de todos antes de que se entregue. Una vez que descubre la trama, decide que no le dará a nadie la satisfacción de ganar dinero con su patrimonio.

La serie es un ejemplo de por qué ciertos relatos policiales resultan tan reconfortantes. Tiene todos los ingredientes: una pequeña ciudad con grandes secretos, muertes misteriosas y un inspector brillante pero áspero. La piel de la respetabilidad provinciana se arranca para revelar un núcleo podrido.

Es una de las obras maestras del cine francés de los ochenta. El humor se nos muestra, sin perjuicio de incluir también una descripción muy viva de los vicios y crueldades propios de las provincias. La miseria humana está presentada de una manera tan creativa que, en vez de deprimirnos, nos lanza con la típica malicia francés a mirar la parte buena de la vida. Se encuentra en MUBI.

Agrega un crítico que se trata de un “incisivo retrato sobre el comportamiento de la burguesía, en este caso focalizado en el contexto de una muy cerrada sociedad de provincias, donde un enfrentamiento fruto de las ansias de especulación inmobiliaria sirve de punto de partida, de pretexto, para diseccionar, en clave sórdida y a ratos irónica (y las dos cosas a la vez, si es preciso), la depredación y toxicidad de determinadas relaciones humanas”.

2.- Ratched. 2020. Serie norteamericana con ocho episodios. Es un relato negro y recargado que resulta abusivo.

Una enfermera cada día más hastiada, irascible y, en parte, monstruosa, Mildred Ratched, va al norte de California y consigue un trabajo en un hospital psiquiátrico pionero en aplicar nuevos e inquietantes experimentos con la mente humana. Mildred va en busca de su hermano y se presenta como una enfermera modelo, sin serlo.

A medida que empieza a trabajar en el horrendo mundo de la psiquiatría que se practicaba por los años 50, parece rebelarse contra la crueldad que se practicaba en los manicomios. Para ella, los verdaderos monstruos de la locura no nacen como tales, sino que se van haciendo con la maldad de que fueron víctimas.

En medio de paisajes fascinantes y en ese ambiente nostálgico que alcanzamos a ver los viejos que ya entonces vivíamos, los asesinatos se multiplican hasta el hartazgo. Se proponen muchos desenlaces. Fue nominada como mejor drama y actriz Sara Paulson. Parece funcionar maravillosamente por su actuación y ambientación; pero al final, su desenlace es una estafa al estilo de Netflix. Ojalá y el lector que decida verla no se enoje mucho.