Un pillo llamado “Pochongo”

Por Jaime Bonilla Valdez

Desde que Eduardo Ledesma Romo alias el “Pochongo” asumió la dirección general de la Comisión Nacional del Agua en la cuenca del pacífico, se han desbordado los niveles de corrupción en sus modalidades de tráfico de influencias, desvío de recursos y “moches” por la adjudicación de obras por más de dos mil millones de pesos.

 

¿Quién es este tipo carente de méritos que logró colocarse como director general de una dependencia que maneja un presupuesto de miles de millones de pesos?

Al darle posesión del cargo el 24 de abril de 2013, el titular de la Semarnat, Juan José Guerra, le pidió a Ledesma Romo que realizara su máximo esfuerzo para atender de forma inmediata las necesidades urgentes de los bajacalifornianos en materia de abastecimiento de agua.

En lugar de cumplir con esa obligación, el “Pochongo” hizo de la dependencia su negocio particular y su centro de operación política desde donde operó por más de dos años el Partido Verde Ecologista.

Gracias a los recursos de Conagua y utilizando la ‘”franquicia” del partido verde, el “Pochongo” logró imponer en la sindicatura del XXI ayuntamiento de Tijuana a su hermano Arturo Ledesma alias el “pildón”, éste último íntimo amigo del secretario de Seguridad Pública Alejandro Lares Valladares, un excamillero de la Cruz Roja que se convirtió en jefe de la policía gracias al servilismo que le profesa al síndico procurador y de manera indirecta al el exdirigente nacional del partido Verde, Arturo Escobar.

Otro beneficiado con los favores de Eduardo Ledesma “el Pochongo” fue el aprendiz de político Fausto Gallardo quien ha pasado sin pena ni gloria por el congreso del estado en su carácter de diputado local.

Pero tal parece que al “Pochongo” por fin se le acabó la suerte.

En parte, porque su padrino político, Arturo Escobar, un individuo que ha utilizado al Partido Verde para acumular una gran riqueza mediante el tráfico de influencias y la utilización personal de los recursos del partido y que acaba de ser obligado a renunciar como subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación.

Un pasaje grotesco de la corruptelas de Escobar ocurrió en 2009 cuando fue detenido en el aeropuerto de Chiapas en posesión de una cantidad millonaria en efectivo para operar ilegalmente el proceso electoral en ese estado. Sin embargo, gracias a sus influencias fue dejado en libertad.

Pero si la reciente caída de Escobar comenzó a eclipsar la estrella de el “Pochongo”, lo que en verdad lo condujo al precipicio es el cúmulo de denuncias en su contra por los abusos cometidos como director general de la Conagua.

A Eduardo Ledesma Romo se le acusa reiteradamente de adjudicar contratos millonarios a cambio de jugosas comisiones, así como de incrustar en la nómina a cómplices para que le ayuden a operar el negocio de la Conagua.

Se le señala también por casi haber acabado con la infraestructura hidráulica del Valle de Mexicali debido a su incompetencia y de utilizar con fines personales los recursos de la dependencia, de falsificar permisos de pozos de agua para venderlos al mejor postor y de exigir “moches” en todas las obras que se ejecuten en los distritos de riego.

De acuerdo a las denuncias, el “Pochongo” y sus incondicionales incrustados en la Conagua cobraron hasta el 20 por ciento de comisión sobre los más de dos mil millones de pesos ejercidos en obras públicas desde que asumió el cargo de director en 2013.

Con una dependencia en ruinas y su reputación por los suelos, ha llegado el tiempo de que el “Pochongo” se vaya de la Conagua para que enfrente los cargos que se le imputan.

¿Sabía usted que en el negro historial de Eduardo Ledesma Romo consta un presunto caso de encubrimiento por un delito de violación? En efecto una empleada presentó una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado por haber sido abusada sexualmente en las instalaciones de Conagua.

Ya basta de tanta impunidad del Verde Ecologista y de los políticos corruptos que ha engendrado este partido satélite del PRI.

 

*Exdiputado federal y presidente del

Comité Ejecutivo Estatal de MORENA