Un paso adentro de Fritzi Horstman

Por Maru Lozano Carbonell

Estábamos conversando con Marycarmen Blanco, la autora del libro “La Adicción de mi Hijo, Dolor, Transformación y Sanación”, acerca del mes de la Concientización del Trauma, que fue en mayo.

Notamos como a todos nos preocupa el hecho triste y violento en la escuela americana, o mejor dicho, en muchas escuelas, donde a todas luces, el tema se sale de control. Aquí en Tijuana estamos viviendo la bromita de un estudiante de la Preparatoria Lázaro Cárdenas que en video amenazaba mostrando explosivos y demás. Aquí el punto es que la sociedad desea un castigo ejemplar y la institución optó por decirle al alumno que pidiera disculpas y se remitiera a psicología.

Debería ser a psiquiatría, debería haber una educación contextualizada, es decir, papás y alumnos actualizándose en temas relevantes como drogas, sexo, alcohol, aprender a gestionar emociones, conocer la ley, etc. 

Si nos siguen mandando a “Escuela para Padres” solamente en los primeros años de primaria, no basta. Tendría que haber una actualización para la edad de adolescentes que es cuando a los papás les cuesta más trabajo educar a los jóvenes y como los sueltan, es a la escuela a quien le toca entonces. Lo malo es que Derechos Humanos no deja, parece ser que el edificio de Deberes Humanos y su Justicia es mucho más pequeño.

Marycarmen Blanco me contaba de optar entonces por educar voluntariamente con movimientos y fundaciones como la que tiene Fritzi Horstman, ¿habías escuchado sobre ella?

Fritzi va por todas las cárceles con su proyecto que puedes ver en redes como: “Compassion Prison Project”. El trauma de abusos que vivió desde chica, dio forma a este concepto en donde ella realiza con los prisioneros, el círculo de la compasión sobre el trauma, donde se hace una dinámica creando un momento de apoyo y seguridad para conectar juntos y aprender acerca de los efectos de los traumas de la infancia y comenzar, desde ese darse cuenta, a sanar el proceso.

Los sacan al patio, Fritzi en medio y les va diciendo por micrófono: “Van a aprender algo de ustedes mismos por primera vez, da un paso hacia adentro del círculo si durante tu adolescencia recibiste insultos, humillaciones, etc.”. Asombra notar cómo se van quebrando sus rostros y el círculo se va cerrando. Fritzi continúa pidiendo den un paso adentro si: “Te han herido, si te pasó por la mente que no eres importante o valioso, si tuviste en casa problemas económicos serios, etc.”. Te invito a ver el conmovedor video “Step inside the circle” para que percibas en vivo esto.

Cuando Fritzi hace este trabajo de campo, se da cuenta lo que el Dr. Gabor Mate dice: “El común denominador de los delincuentes son dos cosas: El trauma de infancia y por supuesto la enfermedad mental, por eso tenemos en las cárceles a la gente más traumatizada de la sociedad”.

Tenemos una patología importante qué atender con psiquiatras, y por supuesto a la par, con psicoterapia. ¡Ojo!, a lo que ha dicho el psicólogo Robert Block: “Las experiencias adversas en la infancia sin abordar, son la mayor amenaza de salud pública que enfrentamos en la actualidad”. Por favor y para todos:  Información, educación, salud mental y rehabilitación. ¿Qué tenemos en Tijuana a este respecto?