Un cuarteto para diversos gustos

Por El Recomendador

  1. Un juego de caballeros (The English Game). Inglaterra dio al mundo un deporte que hoy es favorito de las grandes mayorías. Si quiere usted saber cómo el fútbol pasó de ser un deporte de élites, fifís o ricos al deporte que apasiona a las multitudes, vea esta serie. El dueño de una empresa de muchos obreros contrató (ilegalmente) a dos jugadores escoceses de excelencia y ahí empezó a transformarse el fútbol. Los ingleses son especialistas en situarnos en el Siglo XIX donde estas cosas empiezan a suceder. Nos cuentan una historia llena de humanismo porque la caballerosidad y la vida de los obreros y de sus familias está de por medio. La gente, ávida de buen entretenimiento, a partir de entonces, ya nunca quiso alejarse de este deporte, que se convirtió en mundial. Actuación, dirección y ambientación magníficas. Dice un crítico: “Lo que empieza siendo un drama centrado en el futbol de 1870 se convierte en una entretenida montaña rusa de emociones…”.
  2. El Juicio. Serie italiana que basada en una investigación criminal compleja a partir del empeño tanto del fiscal como de la defensa en los tribunales italianos. Esta intrincada historia contemporánea cuenta desde diversos ángulos los dramas que pueden surgir con los hijos que después de ser abandonados por sus propios padres biológicos y entregados en adopción. Los resentimientos que esto provoca en una sociedad que hoy vive de espaldas a la crianza de los hijos en una familia originaria con un panorama que incluya las figura paterna y materna avenidas. Hallan en el canal a una chica de 17 años asesinada y con el ojo traspasado hasta dañar el cerebro y una talentosa fiscal se ve involucrada con su vida entera en el caso desencadenándose una intrincada historia contada como si fuera un rompecabezas, según la técnica que hoy se estila ahora para narrar. El libretista, el director y los actores quieren extremar hasta lo inaudito el suspense y la intriga y hacer del espectador un adicto al relato. Este drama va más allá de la investigación de un crimen: va revelando las motivaciones y secretos de sus personajes principales tanto de su trabajo como de su vida diaria.
  3. El Pantano. Serie polaca que es un sólido relato negro sobre los fantasmas del comunismo y del dominio soviético. Aparecen muertos en el bosque el presidente de las juventudes socialistas y una prostituta y a pesar de la confesión de un hombre, dos periodistas sospechan algo y empiezan actuar contra corriente y exponiendo su vida y su libertad.
  4. Freud. Un lujo de filmación artística, a pesar de la historia absurda y alrevesada de fondo. Los hechos ocurren en una -al parecer- odiada Viena en el Siglo XIX. El sensato Freud se podría estar retorciendo en su tumba si mirara lo que estos contemporáneos inventan de él. Hay talento en la dirección, en la fotografía, en el desarrollo del retorcido relato. Es de esas historias en que uno identifica lo bien contada que está una historia sin pies ni cabeza que, por supuesto, no narra ninguna historia real. Coproducción millonaria austriaco-alemana y húngara.