Transculturación

Por Carlos Murguía Mejía

La llegada de los españoles a nuestro país y bajo el yugo de la Corona a sangre y fuego, provocó no únicamente el sojuzgamiento de un pueblo; si no también; a querer o no,  la recepción y adopción de formas culturales diversas. De tal suerte, que el idioma, forma de vestir, cultura e inclusive el cruce de razas nos lleva en la actualidad al nacimiento y reconocimiento constante y mutante de nuevas formas de vida.

La sociedad novohispana estaba compuesta por cuatro grupos sociales: los españoles también llamados peninsulares; los criollos, españoles nacidos en América; los mestizos, hijos de españoles con indígenas y los indios. Sin embargo, la mezcla de los distintos grupos sociales más la llegada de esclavos negros, produjo el surgimiento de castas que estaban definidas por el origen racial de las personas. La clasificación de las castas se realizó hasta el siglo XVIII y fue representada en diversas pinturas que mostraban sus características en estampas cotidianas que hoy, a la fecha, se pueden observar en museos de la ciudad de México.

Pues bien, por su importancia describiré el nombre que se le imponía a los que nacían bajo las reglas de castas:

De Español e Indígena = mestizo

De Indio con Negra = zambo

De Negro con Zamba = zambo prieto

De Blanco con Negra = mulato

De Mulata con Blanco = morisco

De Español con Morisco = albino

De Albino con Blanco = salta pa’tras

De Indio con Mestizo = coyote

De Blanco con Coyote = harnizo

De Coyote con Indio = chamizo

De Chino con India = cambujo

De Cambujo con India = tente en el aire

De Tente en el aire con China = no te entiendo

Todo este preámbulo con un objetivo claro: exponer modestamente una forma de pensar del Presidente del País más poderoso del orbe.

Trump y su obsesión por el muro, no es más que su desprecio a la transculturación étnica que existe en su pueblo. El cruce de razas lo siente como un agravio a su condición de sajón y no acepta la historia genética de ninguna manera. La mujer y el hombre blanco como el deber ser de supremacía en los Estados Unidos de Norteamérica. En suma, cualquier raza que no conlleve la pigmentación blanca de piel y otras características, será motivo de desprecio y se catalogarán en el rubro de: disminuidos racialmente hablando.

El pretexto que utiliza para su desprecio con el pueblo de México, es endilgarnos conductas criminales; pero lo cierto, es que éste encubre su xenofobia y animadversión con ese argumento.

El respeto a la condición humana y sus costumbres en México, es un valor intocado no únicamente por convicción si no soportado en nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

México, pueblo cálido y generoso con todo aquel inmigrante que arriba a estas latitudes.

¿O queda alguna duda?