Traje típico de BC se exhibirá en Pensilvania

Mexicali.- El Traje Regional de Baja California será parte de la riqueza cultural mexicana que se exhiba en el Consulado de México en Pensilvania, como parte de las actividades de promoción de la herencia cultural de nuestro País que organiza para destacar nuestra historia y tradiciones.

El vestuario típico será enviado gracias a las gestiones realizadas por el Gobierno del Estado de Baja California a través del Instituto de Cultura de Baja California (ICBC).

Las representaciones de México en el exterior tienen como objetivo, entre otros, apuntalar el desarrollo económico y social de México, reposicionándolo positivamente en el escenario mundial y regional a través de distintos ámbitos, como el cultural.

El Consulado de México en Pensilvania ha presentado exitosamente diversos eventos y talleres, exposiciones de arte y charlas informativas, organizadas por dicha oficina (en Filadelfia, Pensilvania), encabezada por la Cónsul Alicia Kerber Palma.

«Nos sentimos orgullosos de que nuestras costumbres y tradiciones sean conocidas por las regiones del Este de Pensilvania, Delaware y el Sur de Nueva Jersey, ésa es la instrucción de nuestro Gobernador Francisco Kiko Vega de Lamadrid; esperamos en un futuro próximo, participar con alguno de los grupos representativos de Baja California como el Ballet Folklórico del Estado de Baja California Ehécatl o la Banda de Música del Estado, entre otros», mencionó el Director General del ICBC, Manuel Felipe Bejarano Giacomán.

 

Traje regional de Baja California

En 1952 se nombró Estado 29 al territorio de Baja California. El Primer Gobernador Constitucional, Don Braulio Maldonado Sández, se dio a la tarea de dotar al estado por medio de concursos de escudo, himno y traje regional.

La Señora Anita Williams hizo un estudio muy concienzudo sobre la vida de los indígenas que poblaban estas tierras inhóspitas, encontrando así que la vestimenta de la mujer era una falda hecha con tiras de sauce y llevaban un pectoral de cuentas y chaquira. Como dicho atuendo no es muy propio para lucirlo como traje regional, se convocó a un concurso para elegir la vestimenta que representaría a Baja California.

Dicha tarea recayó en la primera dama Carlota Sosa y Silva de Maldonado. Salió la convocatoria a partir del 5 de marzo de 1954 en los principales diarios de aquel entonces en Mexicali en el Nuevo Mundo, A.B.C, Última Hora y otros. El evento se llevó a cabo en el extinto Parque Hidalgo a un costado del Casino de Mexicali por la calle L con auditorio lleno, quedando gente fuera, por lo que se denominó «El Evento del Año».

Concursaron 26 trajes procedentes de Ensenada, Mexicali, Tecate y Tijuana, quedando como finalistas cinco trajes:

1.    Primer Lugar: «Flor Cucapá» confeccionado por la Profesora María de la Cruz Pulido Vera y modelado por la Srita. Carmelita Gil.

2.    Segundo Lugar: «Península» confeccionado por un joven modista de Tijuana y modelado por la Srita. Lolita Martínez.

3.    Tercer Lugar: «Remembranzas» confeccionado por la Srita Alicia Rodríguez de la ciudad de Ensenada y modelado por la Srita. Rosa María Rodríguez.

4.    Cuarto Lugar: Vestido confeccionado por la Sra. Lolita de García y modelado por ella misma.

5.    Quinto Lugar: Vestido confeccionado por Cocoyo Palomera y modelado por la Srita. Farina García.

Otros trajes que concursaron fueron, el confeccionado por Esperancita Flores de Ramos y modelado por Chula Palomera; el confeccionado por Lupita Guerrero de Mazón el cual fue modelado por su hermana la Srita. Alicia Guerrero. También modelaron otros vestidos las señoritas Carmelita Martínez, Sonia Maldonado, Laura Heras, Luz Esther Quiroz, Rosalba Domínguez, Herminia Casillas, Natividad Beltrán, Rosa Luz Alanís y Silvia Montoya, entre otras.

 

Características del Traje

El traje ganador que concursó con el seudónimo «Flor Cucapá», fue ungido por aclamación popular porque se consideró que llenaba la aspiración de lo que debía representar los orígenes de la raza aborigen y sus costumbres regionales.

Este atuendo que, según la descripción oficial «es nuestro traje regional», lleva bordadas dos épocas en la falda, la idea del mar y sus productos; con una máscara al frente en cuyos ojos vacíos vemos a aquellos nómadas bajacalifornianos, sin visión ni destino, que apenas vivían, pero que nunca fueron esclavos. En la blusa bordada esta una figura humana con los brazos extendidos a todos los horizontes, una mitad representa al mar, la tierra la otra; su cuerpo es una mota de algodón.

Tanto el rebozo como todo el conjunto llevan motivos de la producción y la vida diaria del Estado.

El traje original es de manta muy blanca con cinco piezas: una falda circular con colores que llevan en su diseño olas azules en tonos que simbolizan las aguas de sus mares, así como lo que dentro se encuentra; es decir, peces, caracoles y conchas, así mismo también encontramos cactus, un busto de mujer con los brazos extendidos, un rebozo con flores y motas de algodón un cinturón que las líneas bordadas simulan las carreteras.