Todos ganamos el pasado 1ero de julio

Por Mario Escobedo Carignan

escobedo1956@yahoo.com

Debemos estar orgullosos de los tijuanenses y bajacalifornianos por haber ejercido su derecho al voto. En una sola jornada se cumplió con varios compromisos cívicos: se logró revertir el abstencionismo, se llevó a cabo un proceso electoral civilizado donde no hubo lugar para la violencia ni la presión, y por el contrario, se apreció a muchos ciudadanos votando desde temprano y exigiendo ordenadamente, la apertura de casillas y más boletas electorales en las urnas especiales.

Por esta ocasión se manifestó más que nunca, el voto diferenciado, lo cual, habla de un razonamiento previo; a su vez, esto significa que quienes obtuvieron el voto no han recibido un cheque en blanco y que serán auditados minuciosamente por la sociedad, en los próximos años. Asimismo, la costumbre de Baja California de poner en práctica la democracia y la alternancia, quedó una vez más de manifiesto.

Después de la fiesta electoral y de la algarabía del triunfo de aquellos que fueron elegidos por los votantes, sigue honrar los compromisos de campaña y procurar los intereses de la sociedad antes que los de los partidos políticos.

En el caso de Baja California, la sociedad organizada y en específico, el sector empresarial, ha desarrollado y planteado una agenda de gobierno y una política de desarrollo empresarial para los ganadores de la contienda electoral. Los nuevos representantes populares y gobernantes no tendrán que llegar a sus posiciones a aprender, o a hacer diagnósticos. En su momento, los encuentros entre los candidatos y el sector empresarial fueron muy bien aprovechados, tanto para exponer las necesidades de la ciudadanía, como para que los ahora electos se comprometieran a gobernar para resolver tales problemáticas.

No hay motivo para que los próximos senadores y diputados no busquen un espacio para Tijuana en las comisiones de Asuntos Fronterizos, Agua, o Zonas Metropolitanas. Los nuevos legisladores llevan bajo el brazo un análisis realizado por empresarios locales, con el cual, se pretende numerosos beneficios para el estado, y muy particularmente, para Tijuana.

A la legislatura que termina, le correspondió enfrentar una medición de su trabajo a cargo de grupos organizados de la sociedad y medios de comunicación. Ahora, la evaluación se hará en torno a la calidad de las propuestas, votaciones e interlocuciones.

Vaya pues, una felicitación a los ciudadanos, organismos e instituciones que promovieron foros, debates, encuentros y el ejercicio de observación electoral. Asimismo, un reconocimiento a las autoridades electorales por haberse mantenido a la altura, a pesar de las presiones partidistas de los últimos años; sobre todo, una felicitación a los nuevos representantes y gobernantes, puesto que fueron elegidos por la voluntad popular, lo que sin duda, es la mayor distinción para todo político de espíritu demócrata.

*El autor es Presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Tijuana.