Todo en orden

Por Maru Lozano Carbonell

Muchas cosas pueden superar el lazo familiar positivo, ¿qué tal cuando se trata de la herencia? Pleitos, intereses, abogados y mil actitudes salvajes. Se dice que sólo dos de diez personas tienen hecho su testamento. En México tenemos una cultura un tanto oculta cuando a hablar de este tema se refiere y la verdad es que casi todo se hubiera solucionado si la persona hubiese dejado clara su última voluntad.

Yo creo que es un acto de responsabilidad. Así como dispones lo que se comerá hoy, lo que se hará durante el día, el lugar para vacacionar y demás, imagínate si no debemos hacerlo cuando hay valores de por medio.

El testamento se hace con un notario y en pleno uso de las facultades mentales, ¡apúrate!

También es importante enseñar cómo y dónde está todo lo referente al seguro con el que se cuenta, actas, facturas y demás documentos importantes para que los que se quedan sepan qué hacer.

Tendremos que aprender a confiar en varias personas y hacerles saber que están involucradas por si sucede algo. Por ejemplo: “tú te harás cargo, en el banco estás como beneficiario en mi cuenta, etc.”.

Conozco gente que tiene propiedades y ni siquiera ha escriturado, entonces el tiempo va enredando los compromisos económicos y restamos importancia a lo que toca en primer lugar, así que sería excelente invertir en esa tranquilidad que te aseguro dará mejor salud.

Desgraciadamente no podemos agendar nuestra última fecha en esta vida, pero sí podemos organizar todo, incluso instrucciones para sortear el funeral y todos sus gastos.

Es increíble pero muchas personas desconocemos los movimientos que se deben hacer desde una enfermedad hasta la muerte. ¿Cuentas con un doctor de cabecera debidamente certificado?

La mayoría de las veces, la familia no sabe dónde están los documentos, parece que un amigo o un asistente pudiera saber más. Hay que enseñarles a los hijos a manejar información importante, desde en qué cajón está guardada su acta de nacimiento, certificados, CURP y demás, hasta saber en dónde hay teléfonos de emergencia por si acaso.

Dediquemos unos minutos al día para organizar los documentos de todos. Excelente idea enviar los documentos a los correos tanto tuyos como de tus seres queridos. Como ley, documento oficial que recabes o vayas tramitando, ¡súbelo a tu nube! Pólizas, identificaciones, seguro, etc. Si no tienes o no cuentas con seguridad para estos gastos, es buena idea ir cotizando planes de previsión, más ahora en medio de esta pandemia donde las condiciones cambian mucho. ¿Tienes cosas en otro lugar y ya enteraste a los tuyos? ¿Hay dinero disponible para emergencias al alcance de todos?

Mucha gente que vive en Tijuana es de otras regiones del país, ¿saben tus familiares los teléfonos de quienes te interesan en tu lugar de origen? Redes sociales no son suficientes, los datos reales ayudarían siempre, por eso, estar en contacto con tu gente, saludándola y platicándose, va acolchonando tu soporte emocional.

En realidad, es muy importante conocer del tema, asesorarse con un experto, y sobre todo ¡informar! Periodo de descanso para muchos, así que, no nada más reflexionemos en esta época, pero sí accionemos.