Tijuana fue una experiencia de vida fundamental: Vicencio

TIJUANA.- Son muchos los que  emigran a Tijuana  buscando una mejor  oportunidad laboral  o una forma de vida  más provechosa, sin  embargo, Teresa Vicencio Álvarez se volvió  tijuanense por una razón de mayor peso:  por amor. 

Fue el amor lo que llevó a esta  capitalina de Tlalpan a convertirse en  tijuanense, a tener hijos en esta tierra y  a materializar  sus sueños en su ciudad  adoptiva

Son muchos los que buscan transformarse en  creadores artísticos, pero pocos toman la decisión de  convertirse en el puente que encauce la carrera de los  jóvenes creadores. Teresa Vicencio tomó esa decisiónfue también en Tijuana donde encontró esa vocación.

A Teresa Vicencio no la detiene ni el tráfico del  Periférico a las cinco de la tarde; si la vialidad se  congestiona, simplemente sube a una moto y llega a su  destino.

Imponente aun en el silencio de sus gradas vacías, el  Teatro de Bellas Artes fue el escenario donde platicamos  con Teresa Vicencio un martes a las tres de la tarde. Esto  fue lo que nos dijo:

¿Qué significa Tijuana en su vida?

Tijuana fue una experiencia de vida fundamental.  Yo estuve en Tijuana catorce años y es una parte  no solamente importantísima de mi vida, sino un  parteaguas. Desde el punto de vista personal hice  muchísimos amigos, tengo amigos entrañables. Ahí  nacieron mis dos hijos y esto le da un significado  enorme, pues mis dos hijos son tijuanenses.

Como seres humanos somos del lugar donde  enterramos a nuestros muertos, pero somos también  del lugar donde nacen nuestros hijos;  se vuelve parte  de nosotros. Esto a nivel personal, tener tantos amigos y  mis dos hijos nacidos en Tijuana hacen de Tijuana parte  de mi propia vida.

¿Qué extraña de Tijuana?

Tijuana es muy completa como ciudad, pero  no sólo como ciudad sino también como parte de  una región que te permite una variedad enorme de  esparcimiento y oferta cultural y actividades que creo  yo pocas ciudades en el país lo permiten.

Extraño mucho a Tijuana,  procuro ir lo más  posible, extraño a mis amigos, extraño la vida cotidiana  que yo hice.

Mis hijos viven ahora aquí, extrañan Tijuana y van  cada que pueden. Ahora están aprendiendo cosas  nuevas,  ellos nacieron en Tijuana y nunca habían vivido  en Ciudad de México 

¿Por qué llega usted a Tijuana?

Yo llego a Tijuana por las  mejores razones que  uno debe moverse a una ciudad, que es por razones  amorosas. Yo me casé con un tijuanense que tenía su  vida hecha en Tijuana y mis hijos nacieron en Tijuana.  Todo lo demás llego después y como consecuencia de  esa primera decisión.

¿Qué le gusta hacer en Tijuana?

Yo  viví en Playas de Tijuana que es uno de los  mejores lugares de Tijuana para vivir y es el que más  me gusta a mí porque está cerca del mar, me gustaba  estar cerca del mar, hacer vida que tuviera que ver con  el malecón y con la playa.

¿Qué fue para usted lo más difícil a la hora de volverse a adaptar a la Ciudad de México?

Sin duda el tráfico. A veces ando en moto para  librarme del tráfico, no la manejo yo pero algunos de  los muchachos de mensajería me han rescatado del  tráfico cuando no voy a ajustar con los tiempos. Por  ejemplo, cuando me llaman a alguna junta y el tráfico no me permite ajustar  tiempo,  llamo a ver cuál de los tres  motociclistas andan en el área para que me alcancen,  dejo el coche, me pongo mi casco y es la manera que  me aseguro de poder llegar a tiempo.

Si usted va a Tijuana  ¿a dónde le gusta ir? ¿Qué le  gusta hacer?

Ciertamente si voy un fin de semana a Tijuana de  lo que estoy segura es de que voy a comer muy bien  porque todo el desarrollo gastronómico de la región  es sorprendente, lo puedo decir con conocimiento de  causa pues ahora con este nuevo encargo en INBA viajo  a muchas ciudades y no puedo mencionar ninguna  otra que haya tenido un crecimiento gastronómico en  los últimos años como lo ha tenido Tijuana. Vamos,  que a mí me gusta comer bien y cada que voy hay un  nuevo chef o un nuevo platillo que descubrir. Esto es  un tema que se está desarrollando en Tijuana y que le  está dando un rostro de vanguardia que retoma comida  regional y cosas más elaboradas.

¿Qué le gusta comer?

Me gusta comer la comida Baja Med,  me gustan  mucho los mariscos y pescados y los derivados de la  tradición de la carne asada. Me gusta  estar cerca de  Valle de Guadalupe que está generando las mejores casas vinícolas.

Me gusta la región del vino, cada que puedo voy  a las Fiestas de la Vendimia. El primer año que estuve  en México estaba verdaderamente desconsolada al no  poder asistir a la vendimia porque recién había tomado  el encargo y no me era posible ir.

¿Algún vino favorito?

Me gustan los vinos de Casa de Piedra. Probé  recientemente con uno que se llama Clandestino  que tiene una historia particular que compartió Hugo  D Acosta, al tratar de registrar un nombre y no se le  permitió como él quería, entonces como una suerte  de protesta decidió registrar el vino con ese nombre de  Clandestino.

Las Fiestas de la Vendimia tienen un gran aliado que  es Sergio Sarmiento y en una ocasión un lunes estaba  embotellada en el Periférico escuchando a Sergio Sarmiento  que siempre narraba lo que había hecho durante el fin de  semana en las Fiestas de la Vendimia y yo llegaba en verdad  a preguntarme al escucharlo, ¿habré tomado la decisión  correcta?    Yo aquí atrapada en el Periférico esperando y  él platicando de los vinos que había probado, ese fue el  único año que no he podido estar, todos los demás años  he procurado estar aunque sea un día.

¿Cuál es el rol de promotor cultural? ¿Cómo diferenciar su trabajo del de un artista?

Tenemos el privilegio de poder fungir como una  suerte de puente entre los artistas, los creadores, los  que tienen este talento de los lenguajes artísticos y la  institución quiero verla como una imagen, como un  puente que hace que el talento de estos artistas tenga  su imagen en la comunidad.

Debemos entender que el promotor cultural  en primer lugar sí es una especialidad, pero no es la  especialidad del artista. El talento del artista es otro.  Yo soy una promotora cultural, me considero una  promotora cultural, no una artista, he dedicado mi vida  que los artistas hacen tenga impacto en la comunidad.