‘Tijuana el origen de todo’

TIJUANA.- Ignacio Flores de la Lama es un tijuanense que ha sido maestro y formador de varias generaciones de actores

En esa gran obra de teatro que es la vida real, Nacho funge como director del Centro de  Formación Actoral Casa Azul Artes Escénicas Argos y sus discípulos han destacado lo mismo en el cine que en el teatro

En una nublada tarde con inminente amenaza de lluvia, Nacho nos recibió en la Casa Azul en la Condesa

Mientras charlábamos, decenas de jóvenes aprendices de actores ensayaban en las aulas de la célebre escuela que dirige este tijuanense.

Aunque el teatro le ha puesto enfrente grandes retos, el papel más apasionante de su vida y su mayor reto, ha sido ser el padre de Orlando, el pequeño que le ha enseñado a ver la vida con otros ojos.

Vegano radical, Nacho Flores tiene más de 37 años sin probar un solo producto animal y siendo mayor de 40 años, empezó a practicar con éxito artes marciales para tener un mejor control de su mente y cuerpo.  

Nacho  ¿qué significa Tijuana para ti?

Yo nací en Tijuana de padres norteños. Mi padre era de Monterrey, mi mamá de Matamoros, puro Norte y fueron a dar a Tijuana después de algunas aventuras en otros estados de la República.

Yo nací en 1960 y Tijuana representa mis bases familiares, académicas, escolares. En Tijuana descubrí no solamente los valores de la familia. En Tijuana descubrí la amistad, el amor, el trabajo. Tijuana está sembrado en mi corazón. Tijuana es el origen de todo

¿Cómo es que te autoexilias de Tijuana y llegas al Distrito Federal?

Vine en repetidas ocasiones buscando oportunidades laborales específicas pero terminaba siempre expelido como un cuerpo extraño, era como un personaje que no encajaba del todo dentro de la estructura de la sociedad y fue hasta hace diez años que las cosas se dieron con este proyecto y aquí llevo más de una década. 

¿Cómo miras Tijuana a la distancia?

En una ciudad tan rica,  tan llena de matices, vilipendiada, llena de lugares comunes a la hora enjuiciarla. Vale mucho la pena darle la vuelta y ver otro enfoque y tratar de encontrar otro tipo de riqueza y de valores que sin duda los tiene. 

Sabemos que eres un vegano radical ¿Cómo es tu alimentación?

Como todo menos animales que se hayan muerto. No como nada que haya tenido mamá ni nada que haya tenido ojitos. Desde siempre he procurado sustituir la proteína animal con fuertes dosis de proteína vegetal. Bueno desde siempre he procurado sustituir la falta de proteína animal con fuertes dosis de proteína vegetal, la encuentro sobre todo en las semillas, los granos, nueces, almendras. También soy un asiduo consumidor de soya. 

¿Cómo fue que te decidiste a ser vegano?

Siendo muy joven, me animé a hacer un experimento de tres meses a ver qué pasaba y me sentí mejor y luego le seguí, me gustó hacerlo. En un principio no había tanta conciencia de respeto a la vida animal. Hoy mucha gente me dice cómo puedes vivir sin comer carne. Para mí lo difícil sería volverla a comer. Así me siento perfecto. 

Tú  formas actores en el DF ¿Cómo ves a la distancia a los actores y creadores tijuanenses?

En Tijuana hemos tenidos niños genio, niños prodigio en todas las áreas, en todas las disciplinas, en la música, en la cultura. Tijuana ha tenido algunos  muchachos realmente prodigiosos, jóvenes talentosísimos, lo que yo creo es que esta forma de expresión escénica se vuelve infinitamente más rica cuando dialoga con la gente.

¿Qué extrañas de Tijuana?

Recuerdo con mucho cariño una época en la Universidad Autónoma de Baja California en que se hacía una actividad teatral con mucha frecuencia, con un espíritu muy libre muy creativa y a la vez se cerraba la pinza con espacios no institucionales como Río Rita y Nopal Centenario.

¿Cuál es el secreto para convertirse en actor?

Actuar es un proceso extraordinariamente complejo, pero sucede que algunos lo tienen como una condición inherente, después de muchos años te das cuenta que hay gente que tiene una capacidad innata. Para formarse como actor el entrenamiento no basta. Hay otros factores determinantes. El primero, creo yo, es la vocación, no hay una sola escuela en el mundo que aporte vocación esa la tiene que poner el alumno y sin vocación no hay carrera. Por otra parte hay otro ingrediente que tampoco lo aporta la escuela que es el talento. Si alguien tiene vocación y talento, no nos tiene que agradecer a nosotros nada, al contrario, nosotros le agradecemos que llegue con esas condiciones. 

Cuando vas como espectador al teatro ¿Disfrutas la función como cualquiera o estás siempre evaluando la obra?

Es muy complicado ir al teatro con ojos de espectador promedio. Hay una visión hasta cierto punto ya trastocada. Me imagino a un mago que va a ver el show de otro mago, lo que quiere ver es dónde está el truco, no creo que lo vea con unos ojos frescos de quien se fascina ante la magia, quiere ver dónde está el truco. 

¿Cómo ves el futuro del teatro en Tijuana?

Algo está pasando en Tijuana. Yo no daría por hecho nada. Yo creo que lo mejor está por venir siempre y en Tijuana hay muchísimo talento en muchas áreas, no solamente en teatro. Creo que habrá sorpresas.

¿Cuál es para ti el mejor papel?
 
El de padre. Ser papá de Orlando me ha cambiado la vida por completo, la manera de apreciar el mundo. Orlando me está enseñando a ver el mundo con otros ojos. Lo último que me dijo fue muy conmovedor: “Papá sabías que antes de que naciera yo te pedí a ti como mi papá”. Es un niño muy creativo. Hace poco me dijo:   “Papá te quiero más que a los números ¿Por qué? Porque los números son infinitos”.