The Hitman’s Bodyguard

La química del dúo los rescata

Por CineMan

Una definida película veraniega, construida sobre la base de la típica formula de polos opuestos que solo discuten y sobreviven escenas de acción que no son emocionantes. Pero lo curioso es que sabes a qué vas y no te retiras con desagrado.

Michael Bryce (Ryan Reynolds) es un ex agente de la CIA que se dedica a proteger clientes de alto perfil, cuando pierde a uno de sus clientes, también pierde su reputación y prácticamente su vida. Su suerte cambia cuando su exnovia agente de la Interpol Amelia (Elodie Yung), le pide apoyo para proteger y llevar de Londres a Holanda, al asesino profesional Darius Kincaide (Samuel L. Jackson), para que cumpla su labor de ser testigo en el juzgado de Justicia en La Haya, en contra del despiadado exdictador Vladislav Dukhovich (Gary Oldman), mismo que ha encomendado a su ejército de asesinos a evitar que esto suceda.

La química entre Jackson y Reynolds mantiene a flote este barco. La trillada fórmula hollywoodense del “Buddy Movie”, es el origen y meta de esta película, juntar a polos opuestos y ponerlos en situaciones difíciles, el resto de la trama suele ser igual: ser testigo contra un villano que lo quiere evitar; hay un traidor que les pasa la información; hay una bella mujer con relación complicada; es decir, todo lo demás es repetido y desechable. Creo que lo único remotamente nuevo, es que el juicio no es contra el típico jefe de la mafia.

Dato curioso es que la esposa del asesino, es nada más y nada menos que Salma Hayek. Sin embargo, como típico casting de Hollywood, el papel fue para una exótica-latina-ruidosa-grosera, misma que nuestra Salma desempeña a cabalidad.

Uno es ordenado y el otro es espontaneo, uno es reservado y el otro es extrovertido, pero ambos son expertos en armas, carros y combate. Los diálogos entre este dúo son rápidos, agresivos y sobre todo entretenidos. Cada uno, fiel a su personalidad y estilo, aporta algo de comedia. Verdaderamente hicieron que la breve película se fuera de manera placentera. Lástima del buen dúo, que les toco este vehículo tan predecible.

(Súper Recomendable, Recomendable, Poco Recomendable, Nada Recomendable)

  • Mi Calificación: Recomendable
  • Mi Calificación al cine donde la vi: Cinemex Macroplaza = Experiencia Positiva. Todo estuvo bien.