Teoría del Conocimiento

Por Maru Lozano Carbonell

Mucho más sencillo alejarnos, ponernos frente a la pantalla, interactuar con la computadora o celular. Esta manera de irnos al extremo para evitar el diálogo y los roces que pudieran darse, nos polariza y aísla.

Si no practicamos la experiencia del diálogo, nuestra vida se resumiría en mensajes con fotos y textos tomadas de algún lugar que prueben tu razón.

¿Cómo nos estamos encontrando con el otro? ¿Somos de los que con las manos vacías no podríamos enfrentar una reunión? Es que sería buenísimo aumentar la comunicación hablando con alguien, entendiendo lo que dice con paciencia, sin intentar de pronto sacar la tecnología para demostrar que tu perspectiva es la buena.

Hay roce cuando no hay roce, es decir, cuando no hay trato profundo y las palabras no se encuentran para intercambiar. Si oprimes con tus argumentos invalidando, entonces sí, rozarse desagrada.

Comprender no significa estar de acuerdo, supone tomarte el tiempo de aumentar tus habilidades comunicativas, que ya sabemos son escuchar con todos los sentidos y poner en común y en palabras, toda tu experiencia, así aprenderemos desde varias perspectivas.

Hay una materia que se da en los buenos bachilleratos, sobre todo en el Bachillerato Internacional que se llama “Teoría del Conocimiento”. Tuve el gusto de impartirla y era muy interesante mostrar al alumno cómo se adquiere el conocimiento como un proceso gradual, progresivo, ¡creado por el hombre! Y existe para aprender y desarrollarte como individuo.

Todos tenemos la posibilidad de conocer y de reflexionar la naturaleza del conocimiento y las diferentes maneras de adquirir todo eso que afirmamos saber. Es esencial respetar que hay diferentes culturas porque el mundo tiene muchísimas regiones donde cada quien está viviendo su propia experiencia.

Si partimos de la base que estamos interconectados pero inciertos del “otro”, podríamos comprender porque aprendes a vincular todas las disciplinas y ¡trasciendes! Yo creo que todas las escuelas deberían impartir la materia “Teoría del Conocimiento” para lograr alumnos que piensen bien, es que en ella también se estudia la diferencia de conocimiento y creencia.

Como reto, selecciona un tópico, identifica tu creencia en él y también empiézalo a comparar con el resto del mundo. Usa el buscador que quieras pero ¡ahonda! Acepta que hay estas maneras de conocer: Por idioma, sentido de percepción, razón, emoción, intuición, memoria e imaginación. Cuando digas que sabes algo, empieza desde aquí y pégale a las ocho áreas que te ayuden a profundizar: Matemáticas, Ciencias Naturales, Ciencias Humanas, Historia, Letras, Ética, Religión, Verdad y Sabiduría.

Fascinación que perdura por enriquecer el conocimiento, eso es lo que debemos facilitar y fomentar en la vida. Aumentar la comunicación, primero con uno mismo. Es un deleite dedicarse al pensamiento crítico. ¿Te imaginas la calidad de líderes entonces? De esos que no separan, sino que fomentan la unión de todo y de todos porque para enfrentarnos al mundo, a situaciones nuevas y complejas, tenemos que saber comprender para movernos en él y formar parte de una mejor manera. Abramos la mente siempre y sepamos transitar por el conocimiento, las creencias y las opiniones. ¡Nos hará personas enormes!