Tensa incertidumbre 

Por El Informante

Tensa incertidumbre

¿Se acuerda usted de la tensa elección del 2006, cuando Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador quedaron a medio punto porcentual de distancia? O si nos vamos un poquito más atrás ¿recuerda los polémicos comicios de 1988, cuando la caída del sistema operada por Manuel Bartlett le arrebató el triunfo a Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano para dárselo a Carlos Salinas de Gortari?

Pues bien, todo indica que nuestros vecinos del Norte están empeñados en romper el récord de la elección más hostil, cardiaca y reñida de su historia. Los estadounidenses se fueron a dormir muy tarde en la madrugada del miércoles, sin saber quién va a ser su próximo presidente… y en las primeras horas del jueves el panorama todavía no se despejaba por completo.

El demócrata Joe Biden aventajaba y se situaba a pocos puntos electorales de alcanzar los ansiados 270 votos electorales tras quedarse con Michigan, pero Donald Trump, con triunfos clave en Texas y Florida, además de ventajas en Pensilvania, Georgia y Carolina del Norte bien podía voltear la tortilla.

Ahora sí que como dicen en el rancho, Trump se puso el huarache antes de espinarse, pues ya desde el debate había anunciado que “esto no va a terminar bien” y en efecto, no va a terminar bien, pues el republicano amaneció alegando fraude y acusando a los demócratas de estarse robando la elección con los votos por correo.

Así de tensa como está la cosa, todo indica que la elección  podría dirimirse en tribunales y en este momento hasta los más sabios apostadores tienen más dudas que certezas. Veremos cómo impacta a la economía global este zafarrancho postelectoral que sin duda no se resolverá con un apretón de manos entre dos caballeros.

Esto, se ve como un claro contraste de lo que ocurrió años atrás cuando la contienda entre el demócrata Al Gore y el republicano George W. Bush, terminó con el recuento de unos votos en Florida. Pero ahí sin hacer alboroto, Gore acepto el resultado y felicitó a Bush hijo por el triunfo.

En 2020 las cosas se ven muy, pero muy diferentes. Esperamos todos que no pasen a mayores, pero en algunos lugares se están preparando para lo peor, especialmente si Biden resulta ganador.

Sobre olas y encuestas

Lo cierto es que por segunda elección presidencial en Estados Unidos, los números electorales no reflejan lo que las encuestas auguraban. La mayoría de los sondeos situaban a Joe Biden con una ligera pero relativamente cómoda ventaja.

Mucho se habló, inclusive, de la posibilidad de una “ola azul”, en referencia al color con que se identifica al partido demócrata. Pero para la presidencia la del 2020 podría terminar siendo una lucha más cerrada aún que la de hace cuatro años, cuando Hillary Clinton ganó el voto popular, pero perdió donde cuenta, en la suma de distritos electorales.

Los demócratas, al parecer, mantendrán el control de la cámara baja, pero no serán mayoría en el senado, como se vislumbraba.

Gira AMLO

Por lo pronto, en lo que son peras o son manzanas, el presidente Andrés Manuel López Obrador ya confirmó en la mañanera que antes de fin de mes hará una gira de tres días por los ahora seis municipios de Baja California, sin duda con especial atención a San Quintín.

Por el momento político que se vive en la entidad, va a ser de lo más interesante ver la pasarela, el besamanos y las selfies de los suspirantes que harán todo lo posible por colarse en primerísima fila para obtener una mirada o un cariñito del tabasqueño.

Los apostadores estarán muy pendientes de ver e interpretar a quién apapacha más. Obvia decir que el gobernador Jaime Bonilla,  el delegado único federal Jesús Ruiz Uribe y posiblemente el “súper secretario” consentido, Mario Escobedo, estarán a su lado a lo largo de toda la gira.

Y bueno, es obvio señalar que en Ensenada y Mexicali, sus respectivos alcaldes Armando Ayala y Marina del Pilar Ávila, se desvivirán por obtener bendiciones y salir abrazados en la foto. Hagan sus apuestas ¿usarán cubre bocas  los alcaldes? Ya se sabe que junto a AMLO no es bien visto taparse boca y nariz.

Por cierto: ¿Irá el tabasqueño a Tecate? Ya dijo que piensa visitar tooodo el estado y de ser así, ¿cómo será el protocolo con la malquerida alcaldesa Zulema Adams, a quien Bonilla no puede ver ni en pintura?

Una última duda: ¿cómo se las arreglará Arturo González Cruz para colarse a los eventos de AMLO? ¿En calidad de qué lo sentarán en primera fila? En Tijuana el protocolo corresponderá a la alcaldesa en funciones, Patricia Ruiz Macfarland, no a Arturo. Mucha tela de donde cortar dejarán esas pasarelas políticas.

El bombardeo de carteleras

Bien sabemos que esto de los respetar los tiempos electorales sin incurrir en actos anticipados  de campaña  es algo así como las llamadas a misa. Inmersos en una carrera parejera, el secretario de Economía, Mario Escobedo y el alcalde de Ensenada, Armando Ayala, ya no se aguantaron hasta el banderazo de salida y a la brava empezaron con sus precampañas rumbo a la gubernatura tapizando toda la entidad con carteleras.

Escobedo Carignan parecía marchar en caballo de hacienda después de que su jefe Jaime Bonilla lo colmara la bendiciones y lo hiciera aparecer como el candidato oficial, pero la foto que Ayala se tomó con Andrés Manuel López Obrador en el mismísimo despacho presidencial y el hecho de que él propio presidente la tuiteara, puso al ensenadense en calidad de caballo negro y de inmediato los apostadores cambiaron los momios y empezaron a marcarlo como favorito.

Por si las dudas, los dos han recurrido a viejos y choteados trucos para aparecer en anuncios espectaculares. Escobedo recurrió a una revista a la que siempre utilizan como pantalla para aparecer en las  carteleras que en teoría promueven la publicación y no al candidato, no vaya usted a pensar mal; mientras que Ayala recurre a “espontáneos” anuncios dizque pagados por los hoteleros de Ensenada en donde le expresan su apoyo.

Todo mundo conoce esos machacados truquitos, pero la autoridad electoral se queda cruzada de brazos. Los que saben cómo corre el agua dicen que en Baja California nomás hay de dos sopas y que el candidato de Morena a la gubernatura se decidirá entre Escobedo o Ayala, aunque Marina del Pilar Ávila no se ha bajado del barco y hay quien dice que tiene un as guardado bajo su manga.

La Purga

Al parecer la regidora Claudia Casas Valdés de plano no entiende la razón por la que su disfraz y su tema de fiesta de Halloween se volvieron noticia a nivel nacional. La edil en el Ayuntamiento de Tijuana tuvo una reunión entre amistades con el tema de las películas “La purga”, con todo y simulaciones de sangre para tomarse la foto y ella misma ataviada con ametralladoras.

¿Sana diversión en Halloween? Podría ser en otros casos. Pero muestra una falta de sensibilidad y de criterio para una integrante del gobierno municipal en una ciudad azotada desde hace años con cifras récord de homicidios que, en la mayoría de los casos, se dan con armas del tipo de las que simula el disfraz de la regidora. Ella, en otras palabras, es parte del Ayuntamiento que combate ese tipo de acciones.

Eso es el meollo del asunto. Eso es por lo que se ha hecho tanto escándalo. Pero la regidora parece no entenderlo. . Asegura que se trata de ataques misóginos porque, pues, Arnold Schwarzenegger “salió en 500 películas matando a mil personas y él ya fue gobernador de Estados Unidos dos veces”, palabras textuales de Casas.

No es la primera vez que compara su caso con el del exgobernador de California. Años atrás, buscando puestos de elección popular, con toda razón Claudia Casas ha manifestado que sus cualidades para ocupar un cargo no se hacen menos por el hecho de haber trabajado como actriz en múltiples películas de tema de narcos.

Ciertamente no. Pero ese no es el caso ahorita. Mientras ella sea integrante del gobierno y mientras Tijuana sea una de las ciudades con más asesinatos por el narcotráfico, ¿para qué exponerte? ¿De plano no se da cuenta del mensaje que envía?

La salud de Acosta

Mientras el mundo sigue en vilo por la elección estadounidense, la epidemia de Covid-19 no cede un ápice y parece  contraatacar con más virulencia en esta temporada.

Una de sus últimas víctimas en el mundo político, ha sido el excandidato del PRI a la gubernatura, Enrique Acosta Fregoso, quien estaba  delicado de salud, dando la batalla desde el hospital. Nuestros mejores deseos para que logre una pronta recuperación

Compartir
Artículo anteriorIrradiándose lejos
Artículo siguienteOscura democracia