Tendencias en Netflix

El Recomendador

Acabamos de leer la denuncia de Citizen.GO, organización generalmente valiente contra lo que daña a la sociedad y a las familias. Se trata de la serie Big Mouth que produce Netflix:

“‘Pansexualizan’ a la adolescencia. Según Netflix, el sexo anal es un éxito y la homosexualidad es normal Todo ello en un lenguaje chabacano y cutre que ignora el anhelo de amor, justicia y grandes causas de los adolescentes. La campaña es para decirles a los de Netflix que, si eso es lo que tienen que ofrecerte, no te interesa (#BigMouthNO)”.

1.- La tendencia pan sexualizadora: el sexo es lúdico, meramente recreativo, su uso y abuso están desligados, como bien lo dice la denuncia transcrita, de todo anhelo de amor, de justicia y de todas las grandes bienes y virtudes humanas. Se trata de la vieja pornografía. Dice la Wikipedia que “El término pornografía o porno (en su forma abreviada) hace referencia a todo aquel material que representa actos sexuales o eróticos con el fin de provocar la excitación sexual del receptor.” La etimología viene significando que se lucra con la prostitución para que el destinatario se excite sexualmente con imágenes. Esta es la tendencia dominante junto con la violencia, el sensacionalismo de numerosas películas y series. 

2.- Comics y Superhéroes con “superpoderes”.  En la serie Gotham y en muchas otras encontramos hipnotizadores con poder de hacer cometer suicidios y matar; luchadores que triunfan sobre cientos o miles; telépatas que hacen parar máquinas con sólo desearlo, etc. Este Recomendador se permitió sugerir a un sobrino nieto que explorara mejor en las historias de los dioses clásicos que son más divertidas e ingeniosas. Pero a la audiencia en general, le pregunto, ¿cómo soporta que de repente les desaparezcan a sus súper héroes los superpoderes; que, de repente, los súper malos una vez muertos se les resucite “científicamente” para que regresen más malvados? ¿Qué tanto admiten que los buenos tengan la posibilidad de convertirse, de repente y a petición de nadie, en malos y viceversa? ¿Qué, entre más enrevesada sea una narración será literaria y humanamente más valiosa? Así están las cosas.

3.- Terror, con ingredientes de retraso mental extremo. El monopolio de esto ya no lo tiene la película IT hay que pasárselo a la serie Niebla que también distribuye Netflix bajo su sello. Ahí se da una competencia de estupidez increíble entre todos los protagonistas y hasta en “la fuerza del mal” que no se sabe qué es…

4.-De burla, se quejan los españoles que fueron víctimas del terrorismo de la ETA porque se les receta una serie que hace mofa de lo ocurrido. También la distribuye Netflix.

No todo lo que relumbra es oro. No todo lo que ofrecen en Pantalla resulta ni “divertido” ni encomiable.

Recomiendo al espectador que indague si lo que quiere ver son relatos de  “héroes” de folletín tal como aparecen en la página http://www.universomarvel.com/.