Suspenso en la Suprema Corte

Por El Informante

Suspenso en la Suprema Corte

Tal como le comentamos en este mismo espacio hace una semana, los magistrados de la Suprema Corte de Justicia retornaron de su encierro y volvieron a poner sobre la mesa de sentencias el tema de la duración del periodo gubernamental de Jaime Bonilla. La resolución definitiva ya está a la vuelta de la esquina y por supuesto, las alertas rojas del ecosistema político bajacaliforniano han vuelto a encenderse.

El ministro de la Corte, José Fernando Franco González-Salas, ya repartió entre sus compañeros el proyecto resolutivo sobre el caso Baja California y la mala noticia para Bonilla, es que viene en sentido negativo. El máximo tribunal invalidará los cinco años otorgados al cuarto para las doce por el Congreso del Estado y hará respetar los dos años previstos desde 2014 en el transitorio.

Eso sí, pese a todo no podemos hablar de esto ya esté escrito en piedra. El que el proyecto del magistrado ponente vaya en un sentido no significa a priori que así se vaya a votar.

Para Bonilla el número mágico es cuatro. Si consigue que un cuarteto de ministros voten por los cinco años, habrá ganado la partida. Por ser un debate de constitucionalidad, se requiere el voto de ocho de los once magistrados (tres cuartas partes) para dejar sin efecto la resolución del Congreso local.

Si Bonilla consigue que cuatro ministros aprueben su soñado lustro, entonces podrá festejar en grande, pero operar y negociar políticamente en la Suprema Corte de Justicia no son enchiladas. No es como ir a un Cabildo y convencer o “maicear” regidores para que voten en uno o en otro sentido. Aquí estamos hablando de grandes ligas.

La propuesta del ministro Franco aún puede ser votada en contra, aunque la historia y la estadística dicen que no es muy común que le den para atrás a un proyecto una vez presentado. Al parecer todo se decide el próximo lunes. Lo único cierto es que al menos hasta este momento la moneda sigue en al aire y no hay que adelantar vísperas, aunque sí correr apuestas.

Si hoy los aficionados apostadores se quejan de que no hay juegos de futbol, carreras o peleas de box para jugarse su dinero, la Suprema Corte nos ofrecerá una función estelar que mantendrá en vilo a Baja California y sobre la que son factibles varias quinielas de expertos. ¿Cuántos ministros votarán a favor y cuántos en contra? ¿Cuáles ministros apoyarán a Bonilla? Si no es porque estamos en modalidad “trabajo desde casa”, esa hubiera sido la quiniela en la oficina.

Las razones de Amador

Con argumentos más pasionales que jurisprudenciales, el secretario de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, salió a la palestra a defender su jefe y ofreció “diez razones contundentes” por las cuales Jaime Bonilla debe gobernar cinco años y no dos.

Amador es abogado, ha corrido la milla y es un político con experiencia, pero la verdad es que su argumentación a favor de Bonilla no es precisamente un derroche de esgrima jurídico ni sería catalogada como una jurisprudencia sobresaliente. Puede que el Secretario General de Gobierno crea sinceramente que su jefe es el “mejor gobernador de la historia de Baja California”, pero a la hora de las votaciones eso no va a convencer a los señores de la toga.

Tampoco va a funcionar ni los va a conmover que les diga que no hay dinero para organizar una elección el año entrante y que hoy todos los recursos deben destinarse a atender la contingencia derivada por la pandemia del Covid 19, o que Bonilla ha tenido el valor de denunciar penalmente al ex gobernador Kiko Vega o que sus índices de popularidad lo colocan entre los diez mejores gobernadores del país.

Nada de eso importa. En la Suprema Corte de Justicia se va a votar un tema de constitucionalidad y se tendrá que demostrar, con argumentos estrictamente jurídicos, que es válido que un Congreso estatal modifique una reforma constitucional y conceda un periodo de cinco años a un gobernador que ha sido votado para gobernar dos. Punto.

A los magistrados no les importa el Covid-19 ni la popularidad de Bonilla. Claro, puede haber presiones políticas de alto nivel, léase Palacio Nacional, pero nada hace indicar que el presidente Andrés Manuel López Obrador vaya a meter las manos al fuego por su amigo beisbolero con quien, habrá que esperar unos días, para ver si la luna de miel se ha acabado.

Denuncia en puerta

Habrá que ver si además de ruido hay nueces en la denuncia que la Comisión de Fiscalización del Gasto Público  interpondrá contra el ex gobernador Francisco Vega de Lamadrid y su sus ex secretarios de Finanzas, Antonio Valladolid y Bladimiro Hernández, luego de que la Auditoría Superior del Estado concluyera con su investigación.

La denuncia será como presuntos responsables de los delitos de peculado, enriquecimiento ilícito y abuso de autoridad. Veremos qué tan bien integrado jurídicamente está el paquete, porque de eso depende que Kiko Vega sea el primer exgobernador bajacaliforniano en ser sentado un banquillo de los acusados.

Al menos por lo que a Jaime Bonilla respecta, parece ser que va de lo más en serio, independientemente de si se queda dos o cinco años y claro, pelear por poner tras las rejas a un exfuncionario corrupto siempre sube los bonos de popularidad y hace olvidar los malos resultados del presente.

Nos lleva el tren

Apenas comenzó a funcionar el Instituto de Movilidad Sustentable, el nuevo ente del gobierno estatal para todo lo relacionado con el transporte público, y llegó el primer gran proyecto.

El pasado martes, el gobernador Jaime Bonilla escuchó el proyecto que presentó una empresa para echar a andar una ruta de tren que conectaría, de entrada, la garita de San Ysidro con una terminal en el Maclovio Rojas.

En gran parte se aprovecharían las vías existentes y la idea es que sea un tren interurbano que complemente las dos rutas existentes del SITT y tenga alcance hasta Tecate. El momento de la presentación puede parecer extraño: En medio de una pandemia en la que Tijuana está entre las ciudades con más contagios del país.

Lo cierto es que estos proyectos toman tiempo y que Tijuana tiene gran problema de congestionamiento en sus calles y que gran parte de esto se debe a la ausencia de buen transporte público, así como a la saturación de rutas y de unidades de taxis, autobuses y calafias.

Bonilla asegura que, al tomar control del transporte público que antes estaba bajo responsabilidad de los ayuntamientos, el gobierno estatal pondrá orden a un añejo problema de acaparamiento de placas y caciquismos.

¿Qué tanto ayudaría un proyecto como el de un tren? Habría que conocer un poco más de la propuesta. Lo cierto es que numerosos proyectos se han platicado desde hace décadas y hasta ahora nada se ha concretado. El mismo SITT ha estado a punto de desaparecer y hasta ahora, mayormente ha servido para eliminar carriles en vialidades de alto tránsito, pues no se le ha dado continuidad.

Lo cierto es que antes de pensar en grandes proyectos, habría que hacer respecto a los caciques que controlan el transporte público en la ciudad.

Entre porras y poemas

En cuestión de pocas semanas, Hugo López-Gatell pasó de ser una figura desconocida a convertirse en una de las personas más “trending” del país. No sólo se debe a que el Subsecretario es la principal voz para los mexicanos en todo lo relacionado al Covid-19, sino que además es posible que en este lapso, ningún otro funcionario público –tal vez ni el propio Presidente de México- tenga tanto tiempo al aire como él.

Lo cierto es que la imagen del doctor López-Gatell ha ido cambiando poco a poco. Inició como un funcionario con información meramente científica, que proporcionaba datos y las advertencias de la pandemia que venía a México. Evidentemente se fue sintiendo más cómodo en su papel como vocero y comenzó a inyectarle humor y bromas a las conferencias sobre un tema tan frío y angustiante como lo es el aumento de los contagios de Covid-19.

Esta semana fue particularmente extraña en lo relacionado al Subsecretario, pues de entrada tuvimos el momento en el que, en plena conferencia, Andrés Manuel López Obrador se puso a echarle porras. Esto trajo una situación casi incómoda para los reporteros, pero hizo ruborizar al sonriente doctor.

Luego, estuvo la lectura de poesía como parte del programa difusión cultural “Quédate en casa leyendo”, lo que le valió críticas de varios que consideran que debe estar completamente enfocado en la pandemia.

López-Gatell leyó un fragmento de “El hambre”, poema del español Miguel Hernández. Ya lo hemos dicho aquí mismo, el doctor es ahora el rock star de los servidores públicos en México y por lo mismo, hasta el mismo director del Fondo de Cultura Económica, el conocido -y ocasionalmente polémico- escritor Paco Ignacio Taibo, consideró que poner a leer poesía a este alto funcionario de la Secretaría de Salud tendría “jalón” entre los mexicanos.

El adiós de Palomera

Con muchísima tristeza se recibió la noticia de la muerte del ex regidor Rogelio Palomera. El repentino deceso a causa del terrible Covid 19 caló muy profundo en círculos panistas y no panistas, pues Rogelio era respetado por gente de todos los partidos.

Era sin duda uno de los militantes azules con más corazón y sentido social, alguien que podía recorrer con los ojos cerrados las calles sin pavimentar de la Zona Este de Tijuana, misma que conocía al derecho y al revés.

Hijo de uno de los legendarios fundadores del PAN bajacaliforniano, el Jefe Arnulfo Palomera, Rogelio se formó caminando en la Tijuana profunda, empolvándose los zapatos en el Cerro Colorado y las colonias más apartadas de la delegación La Presa en donde la gente lo conocía y lo respetaba. Hoy más que nunca requiere el partido azul militantes como Palomera, que sabía sudar la camiseta trabajando siempre con los más pobres. Descanse en paz Rogelio Palomera. Se le va a extrañar.