Supera francés a mexicano en épica batalla

Antoine Hidrio ganó el campeonato de UWC México. Fotografía: Cortesía Iván Padilla/PPS Sports

Por Chema Castro III

Tijuana.- Antoine Hidrio se convirtió en el primer campeón europeo de Ultimate Warrior Challenge México (UWC) el sábado 24 de agosto al superar a Iván “Niño Demoledor” López en el Auditorio Municipal de Tijuana.

El nativo de Levallois-Perret, Francia, estuvo acompañado en su esquina por el tijuanense Gabriel “Moggly” Benítez, compañero de equipo en la American Kickboxing Academy (AKA), uno de los gimnasios de mayor prestigio en las Artes Marciales Mixtas (AMM).

López, de Entram Gym, ganó originalmente el cetro de las 125 libras el 17 de mayo del 2014 y estaba en UWC: Legacy como el único monarca de regreso en búsqueda de defender su corona.

Fue uno de los mejores combates de la velada ya que se notaba que ambos se habían estudiado y que cuentan con buena escuela de jiu jitsu, además de no desanimarse en el intercambio de golpes.

Hidrio intentó en un par de ocasiones poner fin al combate por medio de guillotina, a lo mejor haciendo alarde a su país, pero López pudo soltarse en cada ocasión, aunque se dejaba en ver que se cansaba cada vez.

Para el tercer round las acciones no bajaban de ritmo hasta que, con 90 segundos restantes en el round, Hidrio logró tomar la espalda de su rival y llevarlo a la lona, pero al no poder completar un mataleón, optó por dejar caer golpes.

El réferi Luis Cobián permitió suficiente tiempo para ver reacción en López, quien es famoso por su aguante y recuperación, pero en esta noche la batalla sería para Hidrio ya que al restar diez segundos se solicitó la campana para marcar el triunfo del apenas segundo monarca Mosca de UWC.

“Estoy muy feliz de este resultado, Iván es un gran peleador y me dio la batalla que anticipaba, quiero decir que con gusto regreso pronto a Tijuana para defender este campeonato”, declaró Hidrio al emerger de la jaula.

El francés mejoró su marca profesional a 5-2-0 al haber estado inspirado en su duelo, a lo mejor en referencia a ese conflicto finalizado hace 190 años, mientras que López queda con récord de 14-4-1.

Dice adiós el «Caballero»

El combate estelar de UWC: Legacy fue el retiro de Akbarh “Caballero” Arreola, de Victory MMA, quien derrotó a Gammaliel “León Espartano” Escarrega (6-4-0), de Victory Fight Club, por sumisión en el primer round.

El tijuananse, quien tuvo su debut profesional el 8 de septiembre del 2002, se tomó su tiempo en buscar la oportunidad y esa llegó a los 3:42 minutos cuando amarró un heel hook que dislocó la rodilla de su oponente para causar su inmediata sumisión.

El Caballero, digno candidato para ingresar al Salón de la Fama de Tijuana el próximo año, dice adiós a las AMM con marca de 24-11-1, además de ser una de las primeras estrellas del deporte a nivel nacional.

“Gracias a todos por haberme acompañado todos estos años y me hace feliz poder retirarme aquí en Tijuana, agradecido con mi familia, amigos y compañeros, esta fue mi última pelea”, declaró tras el anuncio de su triunfo.

El resto de la noche

Antonio “Tigre” Duarte (25-7-0), de Higuera’s Gym, derrotó a Erik Radleim (7-4-1), de Reyes Gym, por nocaut técnico al minuto 3:13 del segundo round para quedarse con el Campeonato Gallo; Edgar “Smooth” Escarrega (6-2-1), de Victory Ficght Club, se llevó a casa el fajín Ligero de UWC al derrotar por decisión unánime a Alejandro “Hulk” Sánchez (6-1-0), de Entram Gym; Luis Meraz (4-0-0), de Entram Gym, se mantuvo invicto y de pasó es el nuevo Campeón Pluma de UWC al frenar por guillotina a Jan Fuentes (3-1-0), de Team Delante, a minuto 1:36 del primer round; Genaro “Rayadito” Valdez (4-0-0), de Entram Gym, sometió con mataleón a Alan Bautista (3-2-0), de Yudansha, a los 51 segundos del round inicial; Alejandro “Toro” Corrales (2-0-0), de Entram Gym, superó a Edgar “Pitbull” Vega (1-1-0), de Yudansha, por decisión unánime; en el duelo de debutantes, Arjuna “Caballero Oscuro” Arreola (1-0-0) ganó por decisión mayoritaria a Roberto “Ruso” Davison (0-1-0).

 

Compartir
Artículo anteriorProtagonismo innecesario
Artículo siguienteTe espero a las 6pm