Super Bowl LVIII generará millonarias ganancias por publicidad en televisión

Los comerciales durante el Super Bowl LVIII ofrecen una oportunidad única para las marcas de destacarse en el competitivo mundo de la publicidad televisiva. Fotografía: Cortesía

Por Alejandro Bustamante

Las Vegas, Nevada, EUA.- Las expectativas en torno al Super Bowl LVIII, el evento deportivo más esperado del año en los Estados Unidos, no solo se centran en el juego en sí mismo, sino también en el impacto económico que genera a través de la publicidad en televisión.

Con una duración estimada de más de tres horas y media, el partido de fútbol americano ofrece un escenario perfecto para la difusión de comerciales que captan la atención de millones de espectadores en todo el mundo.

Se espera que los ingresos por publicidad durante la transmisión del Super Bowl LVIII alcancen los 728 millones de dólares, debido al alto costo de los espacios comerciales, valuados en 7 millones de dólares por cada spot de 30 segundos. Con un total de 26 cortes comerciales programados, equivalente a 52 minutos de publicidad, se anticipa una inundación de anuncios compitiendo por la atención de la audiencia.

La cadena CBS y sus afiliadas, incluyendo plataformas de streaming como Paramount y Nickelodeon, serán las encargadas de llevar la transmisión del Super Bowl a los hogares de millones de televidentes. Esta asociación con las principales cadenas televisivas garantiza una cobertura masiva del evento, lo que se traduce en una mayor exposición para las marcas que invierten en publicidad durante el juego.

Los 7 millones de dólares por medio minuto de publicidad representan un incremento significativo comparado con precios anteriores, indicando el atractivo que el Super Bowl tiene para las marcas, quienes ven en este evento una oportunidad única para llegar a una audiencia masiva y comprometida.

Además de la emoción del juego en sí mismo, el Super Bowl se ha convertido en un escaparate para la creatividad publicitaria. Las agencias de publicidad compiten por lanzar los comerciales más impactantes y memorables, aprovechando la enorme audiencia del evento para iniciar campañas publicitarias que marcarán tendencia durante el resto del año.

El Super Bowl LVIII no solo decidirá al campeón de la NFL, sino que también será un campo de batalla para las marcas que buscan destacarse en el competitivo mundo de la publicidad televisiva.