Sueños compartidos

Por Ana Celia Pérez Jiménez

Cuando pienso en otros pienso en mí, al calificar al otro me calificó a mí. Los que a los otros, también a mí. Todos somos raros y diferentes a nuestra manera y forma, todos tenemos un lado no sano y enfermizo, somos estas creaturas en cocción, estás personas en intento, está receta inconclusa.

No sé cómo hablar del otro sacándome a mí de la ecuación, soy yo y ellos, ellos y yo si quiero sonar más educada. Nadie es y todos somos y así las cosas, siempre y definitivo.

Ya trato de asombrarme e intento ser abierta y no cerrada al otro y sus actitudes, demonios y hábitos. Tengo que aceptar me digo, pero no siempre me respondo, hay una parte de mí que no quiere, pero lo entiende y lo intenta.

Todos a veces intentamos algo, ¿no? Antes de lograr y hacer, algunos intentamos, como la antesala de, como el tapete de la entrada. Me cuesta saber que lo que identifico lo cargo y lo contengo, está en mí y lo veo en otro, otros y en mi reflejo que de algo siempre se debe vestir.

Debo y tengo que callarme en el juicio, que sólo juzga y no me ayuda, sólo da carga y amarga, todos hemos sentido eso, creo y supongo. ¿Comunidad? ¿Humildad? ¿Empatía? Tal vez son las etiquetas y nubes que me deben brotar, pero no siempre lo hacen, como el paracaídas que no se abrió, y voy y caigo de picada.

Quiero ser más en silencio, menos del otro y más contenida, dejar la crítica aprendida, el catálogo ajeno, liberarlos y que me liberen. Todos tenemos nuestro propio cielo e infierno y me parece que con la residencia propia es suficiente, nos llenan los pensamientos, emociones, recuerdos, palabras, enfermedades y traumas, tenemos suficiente y que el que sea mejor que nos enseñe.

Yo por mi parte estoy abierta a ello, a un estilo diferente, a silenciar voces, a soltar al otro, a liberar presos o tomar rehenes ni condiciones, estoy lista para otra realidad porque la siento, la percibo, la paladeo.

Estoy aprendiendo, me digo y me perdono, estoy viviendo esta experiencia en mi cuerpo me recuerdo, mi alma eligió esto me repito, no quiero rechazarme sólo mutar en naturaleza, al par con mi conocimiento, en congruencia con mi estómago, y en paz alineada con todo y todos los que me rodean, sueno en utopía, pero dicen que todo lo imaginado es posible y yo quiero creer esto.