Someten a servidores públicos a exámenes toxicológicos

TIJUANA.- Con el objetivo de garantizar que los servidores públicos realicen su trabajo diario dentro del marco normativo vigente, el 20 Ayuntamiento –por medio de la Sindicatura Municipal- realizó este día 104 exámenes toxicológicos a funcionarios de distintas dependencias. 

El director de Asuntos Internos de la Sindicatura, Sergio Riedel Barocio, expuso que estos análisis se realizaron en atención a la instrucción del presidente municipal, Carlos Bustamante Anchondo, de garantizar la máxima efectividad posible y un trato cordial al público por parte de los servidores del gobierno de la ciudad.

“Con las recientes modificaciones a la Norma Técnica número 30, todos los servidores públicos están obligados a presentar este examen toxicológico. En base a esto, elegimos de manera aleatoria a 104 funcionarios para realizarles el análisis de orina respectivo”, comentó el funcionario.

Riedel Barocio explicó que los primeros exámenes se aplicaron a personal de la Sindicatura Municipal, Oficialía Mayor, Dirección de Inspección y Verificación Municipal, Bomberos, y de la Dirección de Policía y Tránsito Municipal.

“El proceso es sencillo, se les notifica por escrito sobre la diligencia que se realizará; después se procede a un pequeño cuestionario, a la toma de muestra y a la identificación de los resultados, en una prueba rápida.

Si el servidor resulta positivo, la muestra se envía a los laboratorios de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) donde se deben desahogar pruebas, o donde se deben demostrar los medicamentos recetados por una institución pública, esto con el propósito de no iniciar con el proceso administrativo que marca la Ley”, detalló el director de Asuntos Internos.

Sergio Riedel indicó que la Sindicatura Municipal continuará -de manera sorpresiva- con estos procedimientos apegados a la reglamentación, hasta evaluar a todos los servidores públicos del gobierno central, paramunicipales y delegaciones.

“Es importante destacar que estos exámenes no tienen como finalidad despedir a nadie, sino lograr que los servidores públicos atiendan a la ciudadanía en sus cinco sentidos y no bajo los influjos de alguna sustancia tóxica”, finalizó Riedel Barocio.