Snake Eyes: G.I. Joe Origins cae de bruces por sí sola

La emoción realmente no llega en "Snake Eyes", la nueva cinta de la saga G.I. Joe.

Por Chema Castro III

La saga de G.I Joe en la pantalla grande no ha sido tan memorable como los juguetes o la serie animada de la década de los 80, y en esta nueva época intenta revivir con Snake Eyes: El origen (Snake Eyes: G.I. Joe Origins), pero saber lo que quieres hacer no necesariamente es la mitad de la batalla.

Para empezar, tiene lógica agarrar a dos de los personajes más populares de la serie, incluso de las dos primeras películas: Snake Eyes (Henry Golding) y Tomisaburo Arashikage/Storm Shadow (Andrew Koji) y centrarse completamente en sus historias de origen que, como cualquier fan sabe, están ligadas.

Sí, parte de eso ya lo habían contado antes, pero esto es un reboot total, así que hay una “nueva” historia por contar, confusamente elaborada por tres personas (Evan Spiliotopoulos, Joe Shrapnel y Anna Waterhouse) para decir algo que en realidad, no tenía por qué tardar tanto.

Hay una ligera relación con el mundo mayor de los juguetes de Hasbro, esto se reduce a la presencia de Scarlett (Tamara Weaving), quien pues ahí está, y con Ana “Baroness” DeCobray (Úrsula Corberó), dos personajes que bien los puedes sacar de la historia y nada pasaría, están para que algo directo relacione esta obra con el universo de los Joes y Cobra.

En resumen, sin caer en los odiados spoilers, Snake Eyes ve cómo asesinan a su papá y dedica su vida a la búsqueda de venganza y eso lo lleva a la puerta de la familia Arashikage que, como gustan decir, llevan más de 600 años en servicio secreto al poder de Japón, y un montón de cosas adicionales que no son de mucha consecuencia para la trama principal, oh, y hay el tradicional McGuffin, algo que los malos quieren y que los buenos deben defender.

Cabe mencionar que esos “buenos” no son G.I. Joe, pero sí los conocen. Mínimo.

Se supone que el filme es de acción, con grandes y majestuosas escenas de artes marciales, lo malo es que alguien debió avisarle al director Robert Schwentke quien, cabe mencionar, en su historial tiene un gran acierto en RED, pero luego un mega tropezón con R.I.P.D. y, desafortunadamente para los fans de la serie, éste parece más en línea con el segundo que el primero de los mencionados.

Snake Eyes es de esas películas que ves cómo se va a formar la escena de combate, o de persecución, incluso ya inicio pero la emoción no llega, los cambios de cámara son demasiado rápidos como para apreciar las habilidades de los presente en la pantalla, y decir que los actores no pudieron con el paquete es incorrecto ya que entre ellos está nada más y nada menos IKO UWAIS quien bien podría haber sido Snake Eyes o Storm Shadow y no hubiese fin a la alegría, pero ni las solamente dos peleas ¡Sólo dos! en la que participa Uwais (como Hard Master, sí, ése es su nombre oficial) pone sus talento a buen uso.

Eso es un verdadero desperdicio.

Y es que podría haber una emocionante obra en lo que se presenta como el origen, incluso con los fríos actores seleccionados que le dan un sabor de B-Movie al presente (ninguno ha estado en películas de alto calibre, aunque eso no necesariamente fuera un punto en contra si el director los trabajara bien), y al final es toda una combinación de elementos desfavorables (ni hablar de la falta de una banda sonora perceptible) no suman ni una diversión.

Por lo menos en G.I. Joe: The Rise of Cobra (2009) y G.I. Joe: Retaliation (2013) se notó algo de intento por divertir, aquí Snake Eyes sufre algo que en las caricaturas jamás tuvo: una estrepitosa caída de cara.

Hay dos frases dichas en la película que bien engloban el producto “This is a mistake” (cortesía de Storm Shadow) y luego Baroness nos deleita con “Oh fuck this!”.

Totalmente de acuerdo con ustedes.

Snake Eyes: G.I. Joe Origins
  • Título en español: Snake Eyes: El origen
  • Reparto: Henry Golding, Andrew Koji, Samara Weaving, Úrsula Corberó, Iko Uwais, Peter Mensah, Haruka Abe, Takehiro Hira, Samuel Finzi, Dean Muhtadi.
  • Director: Robert Schwentke
  • Guion: Evan Spiliotopoulos, Joe Shrapnel, Anna Waterhouse
  • Año: 2021
  • Duración: 2:01 hrs.
  • Género: Acción
  • Calificación: * (de cinco)