Situación crítica para lecheros de BC; pierden más de 10 mil cabezas de ganado

BAJA CALIFORNIA.- Más de 10 mil cabezas de ganado lechero es lo que ha perdido Baja California durante este año, que a punto de terminar, es calificado por el dirigente de los ganaderos de Baja California Jorge Hirales, como el más desastroso para los productores de leche. 

Aunque hubo ya un aumento en el precio del litro de leche, a 5 pesos con 60 centavos, aún le faltan 40 centavos para lograr el punto de equilibrio lo que vuelve la situación muy complicada para los productores que para soportar la situación han optado por vender parte de sus hatos.

De acuerdo Hirales, la crisis se agrava porque adicional a la baja rentabilidad de esta actividad y el desmantelamiento paulatino del sector lechero, ahora se suma el desabasto de alimentos para el ganado.

El tema fue analizado apenas hace unos días en los trabajos de la asamblea extraordinaria de Delegados de la Unión Ganadera que esta por emitir un posicionamiento oficial.

Hirales adelantó resultados de estas conclusiones donde los ganaderos ven como una amenaza real la falta de alimento para el ganado, debido al aumento del precio del forraje empujado por los mercados internacionales.

Explicó que el forraje de Baja California es producido principalmente en el Valle de Mexicali, que en el 2011 tuvo un año atípico donde se tuvo una muy buena producción de alfalfa y otros granos, pero el 80% de esta fue para exportación.

La exportación del producto, fue principalmente para Estados Unidos, lo que ocasionó el aumento en los precios del forraje a los ganaderos locales, para quienes el costo del alimento se duplicó en unos cuantos meses.

Recordó que los ganaderos ya arrastraban problema de la rentabilidad por el aumento del precio de los granos y con el del forraje, hizo que los lecheros vieran su crisis acrecentada.

La paca que en el 2010 costaba 100 pesos, ahora cuesta 220, en Mexicali y en Ensenada el precio es de 240 pesos. Cada pieza que era de 55 kilos fue reducida a 40 kilos, para un animal que come diario entre 25 y 27 kilos de alimento de los cuales 12 son forraje.

Por si fuera poco, no es forraje de buena calidad, porque aun está húmedo, revuelto con maleza y como ha subido tanto, ha dejado de comprarse por tonelada como se hacía con anterioridad lo que eleva el costo a los productores.

Una de las razones por las cuales se ha generado el desabasto es que en Valle Imperial en Estados Unidos se dejó de producir forraje para su ganado, al resultarle mas rentable venderle su agua a San Digo que usarla para cultivos.

Ahora compran el forraje en Mexicali donde es barato para ellos lo que abrió un nuevo mercado foráneo que dejó abandonado el local, aumentando los costos del insumo.

Al encarecerse, los costos han puesto entre la espada y la pared a la producción lechera, concentrada casi totalmente en Tijuana donde se ubican los principales establos de la entidad alrededor del 85% de los existentes.

El fenómeno es muy complejo, porque si bien se obedece a un mercado en competencia, la leche es un producto de consumo básico en el que hasta hace unos años Baja California era autosuficiente y ahora lentamente empieza a depender de otros lugares para cubrir la demanda que se sustituye por la misma industria lechera, con leche en polvo que se vende como si fuera leche pasteurizada.

La producción lechera esta actualmente fuera de su punto de equilibrio, hay intentos de algunas dependencias de gobierno y legisladores por buscar apoyo, pero se requiere una revisión seria de toda la cadena y que esta ventana de oportunidad para los forrajeros para exportar, no sea solo por un corto periodo en el cual se desmantele la ganadería lechera local en pos de cubrir la demanda de Valle Imperial.

El Estado ha hecho un esfuerzo por ayudar mediante la firma de acuerdos que establecen en algunos casos agricultura por contratos, factoraje y garantizar que la industria participe, pero aun es poco so necesarios 100 millones de pesos, para cubrir el punto de equilibrio y 400 millones si se quiere rescatar el sector mientras pasa la crisis.

La realidad es que por ahora los ganaderos enfrentan pérdidas económicos serias en particular en el municipio de Tijuana donde se concentra el 85% de la producción de leche.

En sus ranchos al sur de la ciudad, tenían en el 2010 un inventario de 27 mil vacas lecheras, pero por los problemas económicos se estima que se han perdido 10 mil animales que se han vendido para alimentar a los otros.

No se tienen datos precisos de hecho se realiza actualmente una evaluación para tener cifras exactas, pero los datos que se han generado a la fecha son abrumadores.

Uno de estos es pasar de un estado que produce leche y tiene excedentes a un estado deficitario de leche con alrededor de 150 mil litros diarios, los cuales las empresas productoras de yogurt y quesos del centro del país, resuelven con fórmulas lácteas (leche en polvo), lo que tarde o temprano repercutirá en una menor calidad alimentaria para los residentes del Estado.

Reveló que actualmente se trabaja para buscar alternativa de alimentos para el ganado, de distintos forrajes y otras dietas para alimentar al ganado y evitar perderlo. Pero los augurios no son positivos.

La industria lechera en el estado actualmente esta conformada por mayoría de empresa foráneas, solo quedan dos estatales, las restantes son de fuera, mismas que buscan un mercado por encima del promedio nacional con consumo preferente de derivados.