Servicio de guarderías para padres trabajadores

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

Actualmente en México de acuerdo a la Ley del Seguro Social únicamente las mujeres aseguradas tienen derecho de manera exclusiva al beneficio del servicio de las guarderías únicamente por cuestión de género. Mientras que los hombres para poder tener acceso a esta prestación deberán de cumplir con una serie de requisitos tales como que sea viudo o divorciado, que por resolución judicial ejerza la custodia de sus hijos; siempre y cuando, no contraiga nuevamente matrimonio o se una en concubinato, y además que por resolución judicial ejerza la patria potestad y la custodia de un menor, y que estén vigentes en sus derechos ante el Instituto y no pueda proporcionarle atención y cuidados.

Estos requisitos presuponían una forma de vivir asumiendo por un lado que sólo un viudo o divorciado sin pareja actual realmente puede necesitar un servicio de guardería. Y por otro lado se asume también que el rol de la mujer es la estar en casa dedicada a labores domésticas cuando el marido trabaja.

Este esquema estereotipado excluye un sinfín de situaciones presentes en nuestra realidad actual, tales como madres trabajadoras ejerciendo por su cuenta alguna profesión bajo la cobertura de seguridad social provista por su esposo, u hombres que se separaron de su pareja quedando al cuidado de sus hijos y que no cuentan con una resolución judicial que lo respalde.

Las situaciones anteriores son sólo un ejemplo bajo un esquema tradicional de familia, sin embargo, padres solteros por elección propia, o familias homoparentales con padres masculinos quedan excluidos totalmente de este beneficio aun cuando pudieran estar cumpliendo con sus obligaciones ante el IMSS.

Debido a lo anterior es que la Senadora Angélica de la Peña presentó una iniciativa para reformar los artículos 201 y 206 de la Ley del Seguro Social e hizo referencia que dicha ley es injusta en términos de lo que establece el artículo 4to de la Constitución Federal que el hombre y la mujer deben ser iguales ante la ley. Mientras que la Ley del IMSS hace una clara distinción de este derecho en razón del género, estableciéndole ciertos requisitos al hombre sólo por ser hombre y dándole pleno acceso a la mujer sólo por ser mujer; lo cual pudiera interpretarse como un pleno favorecimiento al género femenino, pero la realidad es que la ubica en un rol de que, si no trabaja estando inscrita al IMSS, deberá estar dedicada al cuidado de sus hijos.

De ahí que la misma Senadora comentó que, en la actualidad los roles del cuidado y desarrollo de niñas y niños no son tarea exclusiva de las mujeres, también los padres se encuentran vinculados, y eso por esta razón por la que deben ser tratados en igualdad de circunstancias; por tanto, no existe razón alguna para que se obstaculice o limite su derecho a obtener el beneficio de las guarderías en las mismas condiciones en las que se brinda a las mujeres.

Esta ley en caso de aprobarse establecerá un esquema en el que dará a los padres que cuenten con la custodia de un menor el acceso como asegurados al beneficio de las guarderías. Ya que actualmente hombres con la necesidad de servicio de guardería para sus hijos e hijas deben recurrir al servicio otorgado de manera privada asumiendo el costo del mismo, o a algún pariente o conocido no siempre resultando en la manera más segura y confiable.

De concretarse, es un muy buen primer paso. No obstante, quedan pendientes otros aspectos relacionados con este servicio, tales como guarderías para las personas que trabajan en turnos nocturnos o en fin de semana. Evidentemente se requerirá no sólo cambios a la ley, sino establecer las estructuras e infraestructuras necesarias.