¿Seguiremos de panzazo?

Por Maru Lozano Carbonell

Por el momento se trata de sortear obligaciones escolares, laborales con la sonrisa en las situaciones familiares, tratar de estar en sociedad y además ser felices.

Acaban de pasar nuestros alumnos mexicanos de panzazo en todos los sentidos. Chicos y grandes han tenido que demostrar vía entrega de trabajos, que están académicamente librando la obligación. Es que recordemos que existen tres tipos de educación: La formal, no formal e informal.

La que nos obliga la SEP, la que obliga a tus papás darte, la que los jóvenes tienen que acreditar es la formal.  Es decir, te la da una escuela, es estructurada y te certifica oficialmente. Se fundamenta en un currículum. Por ejemplo, tu educación básica, tu prepa, tu universidad.

La educación no formal no es obligatoria, te la puede dar cualquier centro u organización, aunque no está institucionalizada, sí tiene propósitos específicos para las personas que desean aprender algo, es complementaria, flexible y variada. No existe un currículum como tal pero sí una planeación. Por ejemplo, cursos de verano, actividades de ocio, actividades deportivas, culturales, artísticas, talleres, excursiones.

La educación informal te la da la vida, lo que vas viviendo y experimentas sin estar estructurada, sin duración ni propósitos específicos. Aquí se aprenden habilidades de todo tipo, se genera un aprendizaje continuo y espontáneo, es decir, pasa en cualquier momento y en cualquier situación. La aprendes en casa, con amigos, en la calle, en el internet, en los medios de comunicación y nada está planeado. Esta educación informal se da cuando te relacionas con la gente, con el ambiente y nunca obtienes un papelito como tal que certifique lo que has aprendido.

Si bien es cierto la educación es obligatoria, necesaria o por voluntad propia, ¡es para toda la vida y para todas las vidas! Las tres educaciones son importantes porque te preparan para todo. No confundamos la educación formal con las demás. Hoy por hoy, las escuelas han tenido que ofrecer horario extendido con todos los moños para que los papás puedan trabajar. Dejar y recoger al hijo habiendo obtenido educación formal, no formal e informal, llegar a casa, bañarse, cenar algo, preparar lo del día siguiente, dormir y disfrutar los fines de semana.

¿Están las escuelas de educación básica preparadas para esto? ¿Tendrían que estar preparadas para dar los tres tipos de educación en el mismo lugar, con varios alumnos en clase, limitaciones y demás?

¿Están los universitarios obteniendo las herramientas que usarán para conseguir emplearse?

Todo mundo de uñas porque los estudiantes tenían que pasar aunque fuera de panzazo, no se les podía reprobar aun sin tareas entregadas. En México parece que siempre hemos estado en pandemia porque se han confundido los tres tipos de educación y pareciera que los papás informales obligan a la escuela formal educar hasta en la manera de comer.

Es un arte combinar lo que se debe, lo que se necesita y lo que se va dando.  Estas tres satisfacciones te las debe dar cada tipo de educación, pero nunca pretender aventar la responsabilidad a un solo grupo.

Con la educación informal acentuada por pandemia, tendremos alumnos exigentes y con enormes huecos a satisfacer. Pero recuerda, no lo debes proveer todo tú, solo espacios formales, no formales e informales para que se produzca la experiencia. ¿Cumples con los tres?

 

Compartir
Artículo anteriorDe gira por Tenochtitlán
Artículo siguientePuro y vil circo