Se suma Tijuana a protestas del país por Reforma de Salud

Por Gabriela Martínez Foto Alejandro Moyrón

Tijuana. Personal de Salud en Tijuana así como integrantes del Frente Popular Revolucionario (FPR) se sumaron a las protestas en todo el país para manifestar su rechazo a la Reforma de Salud del presidente, Enrique Peña Nieto, en la que dice, el gobierno quiere frenar su crecimiento profesional.

Tijuana, fue una de las ciudades que como en todo el país se manifestaron por los cambios en materia de salud que pretenden aplicar. Estados como Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Baja California Sur, México y Jalisco, entre otros, también tuvieron movilizaciones. 

Lilia es una enfermera con grado técnico, tiene 32 años y estudió los últimos tres en la escuela de la Cruz Roja. Aún le falta uno para terminar la licenciatura, pero ahora con la propuesta del ejecutivo en la que pretende eliminar ese nivel, dice que no tiene mucho sentido seguir estudiando.

“Tuve que trabajar y estudiar esos tres años para continuar con mis estudios, con esta propuesta siento como si nos quisieran quitar la dignidad porque en otros tiempos se luchó mucho para que se reconociera el trabajo y ahora como dice el presidente, seremos artesanos”.

Con ella llegó otro grupo de personas que se iban incorporando poco a poco en el monumento ubicado en la glorieta Cuauhtémoc, en la zona Río de Tijuana.

La convocatoria fue a las 18:00 horas pero la gente llegaba todavía una hora después, entre ellos algunos enfermeros pedían que nos les robaran la dignidad.

Lilia explicó que no se refieren de manera despectiva al trabajo artesanal, la molestia del comparativo es en el sentido de que las autoridades no quieren reconocer que se requieren especialidades y aptitudes muy específicas que no cualquier persona mantiene y menos sin estudios.

Oficiales de la policía municipal se acercaron a los manifestantes con libreta y pluma en mano para identificar a quienes lideraban la protesta. Pidieron nombres y los anotaron en la libreta.

Uno de ellos explicó que como parte del protocolo de seguridad, las autoridades deben identificar a los manifestantes para mantener comunicación directa en caso de ser necesario.