Se los dije

Por Dante Lazcano

Si el 2-0 fue el aviso con Suecia, de nuevo un marcador idéntico pero ante Brasil fue la confirmación que el nivel futbolístico de México es ese: llegar hasta los octavos de final, mientras las cosas estén así y sigan manejándose como ha sido los últimos cuarenta años, no pasarán de de ahí.

No es casualidad que sólo en México 70 y México 86 los verdes volvieron a mostrar el color que les caracteriza, valida lo que digo cuando el equipo nacional en los últimos siete mundiales se queda a la orilla en la misma fase y es que si no son los penaltis y no hubo cambios, fue una mala ejecución, o goles en fuera de lugar que desconcentran o penaltis inventados, al final para el caso es lo mismo, el nivel del futbol mexicano es ese, nunca pasar de los octavos de final.

La única manera de superarla es trabajando a largo plazo, con proyecto, dándole seguimiento a los jóvenes talento pero principalmente dándoles oportunidades pues con tanto extranjero en la liga mexicana se corre el riesgo que en la siguiente ocasión sean hasta eliminados a las primeras de cambio.

El mejor ejemplo de seguimiento, continuidad e inversión a un proyecto es lo que hizo la Federación Alemana, quienes pese a que fueron eliminados a las primeras de cambio confirmaron que Joachim Löw seguirá como entrenador del equipo, lo anterior se desprende del hecho que en doce años ganó un tercer lugar, un campeonato aunque en Rusia lo echaron pronto.

Esa exactamente es la pequeña pero gran diferencia acerca de quienes trabajan en un proyecto de campeonato y los que  sueñan que la casualidad los ayude para avanzar a un pírrico quinto encuentro.

La última y nos vamos

Los boletos se pusieron a la venta para la segunda edición de la pelea entre Gennady Golovkin y Saúl Álvarez y lejos de lo que pudiera pensarse, por lo menos hasta el martes a medio día no se habían agotado.

Si bien será el trancazo boxístico del año para que dejen claro de una vez por todas quién es el mejor, resulta muy interesante que el boletaje no esté agotado lo cual hace que piense que si la arena no se ha agotado, el pago por evento pasará por algo similar y digo esto porque de la primera pelea yo sigo esperando el comunicado oficial que nos indique cuántas casas compraron la transmisión de la pelea.

Si Golovkin es capaz de ganar la pelea ante un reinventado Álvarez no dudaré ni por un momento que habrá trilogía, de esta manera se garantizaría ventas súper millonarias, que ahora sí entregarían cifras, y todos, pero todos saldrían ganando.

Mis dos centavos

Gracias Erik Morales por la oportunidad, ahora, a pensar adelante colaborando en la cuarta transformación de la vida pública nacional.