Se les pasó la mano con la mezcla

Por El Recomendador

Presento dos casos de argumentos en que sus autores mezclan conocidas historietas de terror y en vez de hacer una mixtura inteligente les resultan series sobre condimentadas que a algunos acaban por decepcionarnos. Esto constituye ya una tendencia frecuente de la que hay que advertir al buen espectador para que esté prevenido.

1.- Curón. Netflix anuncia así la serie: “Al cabo de 17 años, una mujer vuelve a casa con sus gemelos adolescentes. Cuando desaparece misteriosamente, sus hijos deben hacer frente a una sombría herencia familiar” Los protagonistas son Valieria Bitello, Luca Lionello, Federico Russo.

Es, en realidad, una serie de terror, de leyendas y de supersticiones en la que se mezclan los ingredientes muy conocidos que aluden a la doble personalidad y a la esquizofrenia. Tal mixtura se puede comparar a cuando a un mal chef se le ocurre incluir en su platillo condimentos tan exagerados y contradictorios entre sí que echa a perder el platillo. Aunque la serie tiene un gran éxito de taquilla, la crítica internacional la critica con justicia. Mr Floppy la califica como un “rollazo”, y no se muerde la lengua para decir que “No tenía nada mejor que hacer y seguí viéndola, no sé muy bien por qué” e incluso ruega que Netflix ponga fin ya a esta racha de series mierda (sic) que está sacando.

2.- Los asesinatos del Valhalla. El detective centra su atención en el hijo incorregible de un personaje y unos mafiosos que pretenden revivir leyendas y supersticiones remotas que se relacionan con la investigación de brutales asesinatos cometidos. Está supuestamente basada en hechos reales ocurridos en un orfanato en Islandia.

La crítica internacional tampoco resulta muy favorable a esta serie: “Tiene cierto aire fundacional… porque presenta las convenciones narrativas más frecuentes de su rubro con una mezcla de candor e impericia…”, Hernán Ferreiros, Diario La Nación. Otras críticas nos invitan a verla, pero en estos términos: “Un drama criminal perfecto para un maratón en este momento”, nos dice John Doyle en The Globe and Mail. El reparto en sus papeles principales Nina Dögg Filippusdóttir, Gjorn Thors, Arnar Jónsson, Aldís Amah Hamilton. Los directores son Thordur Palsson, Thora Himarsdottir y David Óscar Olafsson.

Quizá proceda recomendar a los hartos del terror fallido y de los argumentos sin fin y mal cimentados que traten de buscar buenas historias que eleven el ánimo de las familias.

Obvio es decir que no se empobrecería el que pusiera un premio para quienes encuentren en este bosque de bodrios algo que esté como decía nuestro poeta nacional algo que pueda ubicarse a la altura del arte, como es el caso del héroe que fue Cuauhtémoc, que según López Velarde es el único que alcanza esta categoría en la Historia Patria.

La audiencia tendrá muchas dificultades para buscar algo medianito que no se identifique tanto con los algoritmos que usa hoy la industria del entretenimiento.

Compartir
Artículo anteriorLo que no se dice
Artículo siguienteDios bendiga a Líbano