Se deslinda PRI BC de delegado de Segob

Redacción/Infobaja

Tijuana. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Baja California se deslindó de las declaraciones del delegado de la Secretaría de Gobernación (Segob) en la entidad, José Luis Hernández Ibarra, quien amenazó con demandar penalmente a quienes difamen la investidura presidencial.

En un comunicado de prensa, la presidenta estatal del partido tricolor, Nancy Sánchez Arredondo informó a nombre de los priistas que en relación a la declaración de Hernández Ibarra, estas fueron hechas a título personal:

De ninguna manera expresan la postura del Gobierno Federal en el tema de la libertad de expresión. La administración del Presidente Enrique Peña Nieto ha mostrado firmeza de convicción en el respeto a la pluralidad de ideas y de tolerancia frente a la divergencia.

Frente a la indignación que con todo derecho expresa la sociedad bajacaliforniana, manifestamos nuestra solidaridad y comprensión.

Frente a la declaración del Delegado de Gobernación, manifestamos que cada quien es responsable único de sus dichos y de sus hechos. En este caso, también pedimos a la sociedad y a los medios de comunicación no responsabilizar ni encasillar a toda la administración federal por una opinión personal de uno de sus funcionarios.

La gestión del Presidente Enrique Peña Nieto está labrando su historia a base de audacia, de espíritu reformador y de tolerancia. Dentro de este esquema, la Libertad de Expresión nos fortalece cuando somos capaces de sumar nuestras coincidencias y de respetar y superar nuestras divergencias.

Dentro de este marco de libertades, se ha vuelto práctica común encontrar en las redes sociales expresiones que rebasan el ámbito de la comunicación y se deforman en agresiones, insultos y vejaciones. No es el mejor puente de entendimiento que podemos crear los mexicanos, pero valoramos la importancia de que cada quien pueda manifestar libremente estas expresiones. Sobre los temas manifestados por el Delegado de Gobernación, es cuestión de acceder a las redes para encontrar señalamientos ciudadanos más duros y expresiones igual de reprobables. Sin pretender erigirse en conciencia de nadie, es necesario entender y respetar que esta situación es fruto del marco de libertades de que gozamos los mexicanos.

Finalmente, al reiterar la responsabilidad generada por cada uno de nosotros como consecuencia de nuestros actos, hago también un llamado para que ejercitemos libremente nuestras manifestaciones de desaprobación, pero no las convirtamos en un ejercicio de linchamiento mediático.