Se acabó para los Patriotas

Por Dante Lazcano

Muchos dijeron, los “villamelones” principalmente de los New England Patriots, que lo sucedido en la jornada inaugural ante los Kansas City Chiefs sólo fue una mala noche.

Aseguraron, prácticamente garantizaron que no pasaba nada, que seguían siendo los campeones, aunque para efectos de discurso hay que precisar que ganaron el torneo anterior: en este 2017 la NFL busca campeón.

Pero si lo ocurrido en el juego inaugural no fue una verdadera luz de alarma, lo que sucedió al cabo de la jornada 5 de esta campaña no es el indicativo que aquellos gloriosos, imponentes y tramposos Pats se acabaron, entonces desconozco cuándo y cómo lo entenderán.

 

En una breve recapitulación de lo que fue aquel juego inaugural de jueves por la noche, en la que fastuosa y pomposa presentación de su quinto campeonato obtenido siete meses antes, a Tom Brady, el pasador, lo capturaron tres veces detrás de la línea de golpeo además que lo golpearon seis veces.

Aunado a lo anterior la defensiva patriotera le permitió a Alex Smith cuatro pases a la zona prometida además de un par por tierra y 553 yardas totales, sólo una mala noche, fue la justificación.

Para la segunda semana derrotaron a New Orleans Saints, pero estos se dieron el lujo de castigar a Brady con dos capturas y la defensiva de este permitió 437 yardas.

Contra Houston Texans literalmente escaparon de una segura derrota, estos les movieron la bola 426 yardas, capturaron cinco ocasiones a Brady, además que lo presionaron ocho veces, pero la suerte no siempre les sonreirá.

Ante los felinos estos rayaron en las 456 yardas, Cam Newton pasó tres veces a zona de anotación, su defensiva capturó tres veces a Brady además de siete presiones.

Pero lo sucedido el domingo, al margen que cuentan con el mejor ataque de la NFL de manera general con 419.4 yardas por partido de las que 320.4 son por aire para también encabezar el departamento estadístico, fue que perdieron ante unos desconcertantes Tampa Bay Bucs.

La defensiva de estos demostró que la historia de los Pats es eso: una historia de casi dos décadas a menos que salgan con otra trampa.

Digo esto porque la defensiva se dedicó a destruir todo lo que Brady intentó, capturó tres veces detrás del centro al pasador y lo presionaron otras seis, a estos números se agrega su primera intercepción del año desviándole tres pases que antes eran seguros a primero y diez, queda claro que los bandwagons estarán en busca de otro equipo.

Si bajo la era Belichik-Brady no los habíamos visto hilvanar derrotas, lo que es más preocupante, en términos de salud para el pasador de los Pats, es que apenas van cinco partidos y ya lo detuvieron 16 veces, mientras que fue presionado en otras 39, una más que en los doce que participó el año pasado.

Es cierto, cuando ganaron el primer Super Bowl con la defensiva 24 y su línea ofensiva permitió que lo capturaran 41 veces, el gran problema ahora es que ni lucen como aquellos Patriotas, y los rivales ya aprendieron todos los trucos para superarlos, buenos y malos, de remate Brady ya tiene 40 años.

Mis dos centavos

Todo por servir se acaba y acaba por no servir.

 

 

Compartir
Artículo anteriorJusto como un GPS
Artículo siguienteKilómetros de playa