Salvavidas copero

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Han sido un par de semanas complicadas para el aficionado Xoloitzcuintle. De arrancar el Clausura 2020 dando un golpe de autoridad tras derrotar en casa al que fuera el mejor equipo de la fase regular de la campaña pasada, el conjunto fronterizo no ha vuelto a ganar en el estadio Caliente en lo que va del año (sin contar Copa MX) y recientemente acumula dos derrotas de manera consecutiva tras un par de partidos seguidos en Tijuana.

El equipo que en algún momento no muy lejano llegó a presumir ser uno de los mejores locales del fútbol mexicano no gana jugando en la “Perrera” desde hace dos meses y lo que debieron haber sido un par de semanas de buen futbol en Tijuana se volvieron en un verdadero fiasco, sobre todo al darse cuenta que los pasados dos descalabros fueron propiciados por Chivas y Puebla. Y ojo que no se trata de menospreciar a estos dos rivales, pero la realidad es que antes de dichas victorias tanto Guadalajara como Camoteros venían jugando mal y hasta cierto punto las derrotas dolieron más por lo mismo. Se podrá decir que el triunfo del cuadro oriundo de Jalisco fue polémico por las marcaciones cuestionables del árbitro en contra del combinado canino, entre ellas una expulsión sumamente debatible que recibió Mauro Lainez al minuto 19 del encuentro, además de que ante Puebla en la jornada siguiente se jugó mejor que el rival y se mereció más la victoria, pero todo esto sale sobrando porque al final del día se sumaron 0 puntos de 6 posibles y los Xolos se ubican en la decimosexta posición en la tabla.

Con esto el cuadro dirigido por Quinteros se encuentra por encima solamente de un siempre irregular conjunto de Atlas y un sorpresivo equipo de Monterrey que desde el triunfo en la final del torneo pasado no ha vuelto a ganar en la liga, dejando las posibilidades de clasificar a la liguilla tras ocho jornadas algo complicado siquiera de imaginarse. Pero claro, si algo deja entrever el título de esta nota es que no todo está perdido para el conjunto de Xolos, o al menos hay algo de que agarrarse para rescatar el semestre futbolero.

Ahora bien, es cierto que en esta columna en particular se ha debatido mucho la validez e importancia de la siempre menospreciada Copa MX, pero sería mentira el decir el triunfo ante el conjunto de Toluca no se sintió como gloria pura tras tanto perder. Llámese consuelo barato tras una serie de fracasos, pero el triunfo del martes ante el combinado toluqueño dejó un grato sabor de boca y el saber que se está a un partido de la final es emocionante. Queda claro que todavía falta el partido de vuelta en Toluca y que de cerrar la serie todavía faltaría jugar y ganar la final, pero sigue siendo una copa que el conjunto fronterizo nunca ha ganado y sería el mejor momento para hacerlo.

Por lo pronto se viene un duelo complicado en la capital del país ante el líder Cruz Azul, pero quizá con la motivación del triunfo de media semana en la copa se pueda cortar la racha sin victorias en la liga. Sería una buena forma de cerrar la semana tras dos semanas difíciles. ¡El salvavidas copero al rescate!