Sacrifican en Tijuana 360 perros por mes

Por Daniel Ángel Rubio /Infobaja

 

Tijuana.- Se han convertido en parte del paisaje urbano, representan una amenaza para la salud pública y su propio bienestar, mientras grupos animalistas coinciden en que el sacrificio no es la solución para atender el problema.

 

Se trata de los perros que deambulan y sobreviven en las calles de la ciudad, los que muchas veces terminan sus días atropellados o en las jaulas del Departamento de Control Animal, comúnmente llamado «perrera».

De acuerdo al jefe de esa área del gobierno de la ciudad, diariamente atienden alrededor de 20 reportes y por semana capturan entre 100 y 120 caninos.

 

«En realidad la gente reclama un 5%, 10% en promedio, se les da el término legal de la Norma Oficial Mexicana 042 en la que dice que deben permanecer de 48 a 72 horas, si no, se procede al sacrificio», explicó el director Marco Antonio Tapia Miranda.

Siguiendo estas estadísticas oficiales, en Tijuana son sacrificados cuando menos 360 perros por mes, cuatro mil 320 por año, mientras que la cantidad de ellos que siguen en la ciudad es una cifra que autoridades y asociaciones sólo tienen por estimaciones.

Sobre los métodos de sacrificio la misma NOM 042 establece que dependiendo la edad de los animales deben morir por electroinsensibilización o por sobredosis de barbitúricos, ya sea por vía intracardiaca o intravenosa, y en todos los casos los animales deben de recibir un tranquilizante.

 

Los tiran en Relleno Sanitario

Pero dónde terminan estos cadáveres ante la falta de un crematorio en el Departamento de Control Animal: Tn el relleno sanitario, algo que también contempla la NOM 042, indicó Tapia Miranda.

“El horno crematorio está contemplado que se concrete este año, el presupuesto no se ha ejercido desde que se anunció, y lo que estamos haciendo es los trámites para su compra y puesta en marcha”, afirmó.

Agregó que si un ciudadano acude a un veterinario para que éste lleve a su mascota a un crematorio particular, el costo va entre los 500 hasta los dos mil 500 pesos según el tamaño.

Por esto para los grupos organizados es hora de dar un giro de 180 grados a la medida que consideran ineficiente para generar conciencia ciudadana, y que además envía una señal equivocada.

«El perro es reemplazable, no sufre, no siente, es el que debe de pagar el precio por la gente irresponsable», dice Gabriel Pérez Kim, presidente de la A.C. Animal Advocates de México.

Junto a otras organizaciones pugna por atender la proliferación canina a través de la esterilización, y así evitar que las camadas continúen multiplicándose sin control.

Además el trato que reciben los animales en el Departamento de control animal es otro tema que preocupa a las asociaciones sin fines de lucro, quienes se dan a la tarea de rescatar a los perros, llevarlos a sus albergues y darlos en adopción.

«Está vetado para nosotros los animalistas entrar y tomar fotografías, ya no podemos entrar y buscar perros que estén saludables y aptos para adopción», reclamó Carmen Medina, presidenta de la Fundación Ángeles.

 

Las propuestas

Éstas y otras organizaciones están presentando su preocupación y propuestas para ser incluidas en el Reglamento de Bienestar y Control Ético de los Animales.

El reglamento, de acuerdo a su impulsor el regidor Felipe Ledesma Gil, obedece a la modificación que sufrió el código penal que ahora sanciona el maltrato animal, y fue presentado en Cabildo el pasado 17 de diciembre.

El ordenamiento cuenta con 218 artículos, busca suplir al reglamento de la Ley de Protección a los Animales domésticos de B.C., del año 2011, y se enfoca principalmente en la situación de los perros.

«Es el problema principal el perro, el estado nos lo ha dicho, el perro es el principal actor y contaminante por las heces fecales», señaló Ledesma Gil, presidente de la Comisión de Medio Ambiente.

Entre otras cosas contempla una mayor participación  de las asociaciones para el rescate y vigilancia en el trato a los animales, prohíbe la captura de perros considerados de la comunidad con la condición de que sean esterilizados y no representen un riesgo, contempla también concesionar un cementerio para animales y la habilitación de un crematorio, intervención de la policía municipal, un censo para determinar el número de perros en Tijuana, campañas gratuitas de esterilización, y por supuesto el sacrificio.

«Para poner fin a sufrimientos producidos por vejez extrema, lesión grave o enfermedad incurable, con excepción de aquellos animales que se constituyan en una amenaza para la salud pública, el medio ambiente y los que por exceso de su especie signifiquen un peligro grave para la sociedad, estos se consideran plaga; en defensa propia o de un tercero ante el ataque del animal, y cuando sea considerado plaga», dice el artículo 125.

Los perros que sean capturados y no sean reclamados deberán pasar a los albergues previa esterilización y después serían puestos en adopción.

Las asociaciones y el regidor Felipe Ledesma reconocen que el sostén económico de estos albergues es un arduo trabajo, y al parecer esto no sufrirá modificaciones.

«El patrimonio de estos albergues será constituido a través de las cuotas de recuperación recabadas por los servicios de adopciones y esterilizaciones quirúrgicas y de las aportaciones de particulares y/o asociaciones civiles», consigna el proyecto del reglamento en su artículo 80..

Otro elemento relevante es la intención de llevar un registro de todos los perros, especialmente los considerados no aptos para la convivencia social, cuyos dueños requerirían de una licencia especial y colocar un chip en el animal.

Actualmente la Ley de Ingresos prevé que todos los perros, después de su primer captura, deben de recibir un chip que está incluido en el pago de $325 pesos por recuperación, pero esto es letra muerta.

El jefe del departamento de Control Animal justificó la falta de implementación aduciendo falta de presupuesto para comprar los chips, y porque no han encontrado uno que sea detectado por un lector universal.

El dispositivo que de acuerdo al regidor presidente de la Comisión de Medio Ambiente sería opcional para los perros de menos de 18 kilogramos de peso, y que ya ofrecen algunas veterinarias, incluiría todos los datos del animal y el propietario.

Grupos animalistas esperaban la aprobación del reglamento en diciembre, pero fue enviado a Comisiones por decisión unánime de los ediles ante la solicitud de otras asociaciones para ser escuchadas.

Inicialmente este acuerdo no fue bien recibido por todos los grupos y el regidor del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Omar Sarabia, se llevó fuertes críticas en su cuenta de Facebook, donde fue acusado de oponerse a la protección de los animales.

Entrevistado al respecto dice que su postura fue malentendida y sostiene que su preocupación radica en que muchos ciudadanos podrían no tener el dinero para cumplir con las obligaciones de registro que exige el reglamento para las razas de más de 18 kilos que no sean sociables, o sean agresivas.

Los gastos incluyen además del micro chip, una placa y un Seguro civil contra daños a terceros por no menos de mil 500 salarios mínimos vigentes en la región para responder en caso de agresión del animal.

«Lo que nosotros estamos planteando es realmente entrarle a hacer un reglamento acorde a las condiciones de Tijuana», mencionó Omar Sarabia.

Los trabajos continúan en sesión permanente de las Comisiones de Medio Ambiente, Fortalecimiento Municipal y Gobernación y Legislación.

De acuerdo al Reglamento Interno y de Cabildo, una vez que el dictamen se fue Comisiones hay un plazo no mayor de 30 días para que el tema regrese y sea votado por el pleno, aunque también existe la posibilidad de una prórroga por igual cantidad de tiempo

Pero la preocupación de los recursos financieros y humanos es compartida por algunas asociaciones que califican como muy completo al reglamento, y consideran que esto mismo podría complicar su implementación.

«Todo eso que ustedes dicen suena muy bonito y podría llegar a pasar, pero ustedes como regidores y más que nosotros, porque trabajan todo el día con la comunidad,  saben que el gobierno no tiene los recursos y la población no está todavía a ese nivel para recibir este maravilloso reglamento», asentó la activista Jazmín Bojórquez durante la reunión que a inicios de este mes sostuvieron las ac. con las comisiones conjuntas que están trabajando el reglamento.

 

Al respecto el regidor Ledesma Gil respondió que para iniciar son necesarios cuando menos dos millones de pesos, y que ha solicitado a sus homólogos en Cabildo apoyo financiero para el presupuesto a finales de este año.