Sabiendo aprovechar

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Parece mentira, pero tuvieron que pasar nueve jornadas y una breve pausa por fecha FIFA para que el conjunto de Tijuana al fin ganara fuera de casa. Con el triunfo sufrido pero merecido ante el equipo de Necaxa la semana previa al descanso y con ese tiempo extra para replantear un torneo en el cual simplemente no se estaban dando las cosas el cuadro de Xolos encontró la fórmula para obtener su primer triunfo jugando de visitante, lo cual era crucial para las aspiraciones del equipo de meterse a la liguilla. Y no solo se logró romper una racha negativa de derrotas consecutivas jugando de visitante que seguramente empezaba a pesar en lo mental dentro del combinado canino, si no también se acabó con esa sequía de goles jugando fuera del Estadio Caliente con la que cargaban los delanteros desde hace meses. El solitario gol del triunfo habrá venido de la cabeza de un defensa, pero vale por igual y con un certero remate a portería el Xolo recuperó la confianza y abre la puerta para que vengan más goles en los partidos que restan por jugarse en casa ajena.
Pero bueno, si todo lo dicho anteriormente es cierto entonces, ¿por qué algunos sienten que el triunfo no fue gran cosa? Después de todo se empieza a rectificar un torneo que se empezaba a ver como perdido y de nuevo el equipo tijuanense entra en la conversación al hablar de posibles clasificados a la postemporada. Y la razón principal de esa forma de sentir recae en un punto importante que no se ha mencionado aún: el triunfo fue ante el Atlas. Será una ofensa para algunos ese punto, pero para los que han visto lo que va del Apertura saben que el conjunto rojinegro es un verdadero desastre.
Ahora bien, ¿es injusto quitarle el mérito al triunfo por haber sido ante un oponente tan endeble como el que se enfrentó el pasado domingo? Quizá lo sea, pero a su vez también sería injusto no celebrar una victoria que puede ser el punto de arranque para un equipo que necesitaba urgentemente ganar partidos fuera de casa y posiblemente empezar una racha positiva de triunfos a media temporada. No habrá sido el partido más brillante por parte del cuadro canino y el triunfo se dio por la mínima diferencia, pero la afición tijuanense tuvo que esperar casi dos meses para ver a su equipo sumar de a tres fuera de Tijuana y sería un error no disfrutarlo. Además se debe tomar en cuenta que la cancha del Estadio Jalisco estaba en pésimas condiciones por las lluvias y el hecho de que se pudo disputar un partido completo ahí fue un verdadero milagro, lo cual justifica un poco el pobre accionar de ambos conjuntos. Habrá sido un partido difícil de digerir, pero al menos se puede presumir que el Xolo también sabe jugar en cancha ‘llanera.’
Dentro del futbol la meta principal siempre será el jugar bien y ganar partidos, pero el fútbol también recompensa al equipo que sabe aprovechar las oportunidades que se le presentan. No estuvo mal que el Xolo se haya impulsado de un Zorro moribundo, o al menos siempre y cuando recuerde que no habrá otro oponente como el Atlas en lo que queda del torneo.