Saben dar espectáculo

Por Guillermo A. Sánchez-Aldana

Se pueden decir muchas cosas sobre los partidos del equipo de Tijuana tras las 13 jornadas que se han disputado del Apertura 2019, pero sin duda sería injusto el decir que son aburridos o que no son entretenidos. Y es que tras la serie de volteretas que se presentaron en el duelo entre Xolos y Monarcas de la semana anterior en la jornada doble, el estadio Caliente fue de nuevo testigo de otro electrizante encuentro entre los locales y un conjunto de Atlas que se vio sin miedo y logró un sorpresivo empate en los últimos suspiros del partido. Fue tan espectacular como trágico, y no es exagerado el decir que para el combinado canino el empate se sintió más como la pérdida de 2 puntos que la obtención de uno. Quizá lo más doloroso fue el cómo de tener un partido dominado y el triunfo en las manos se terminó rescatando un empate que pudo haber sido una derrota. Pero entonces eso lo haría un empate que sabe tanto a triunfo como a derrota, ¿o no? Así de confuso se vuelve el explicar el resultado, pero cómo se dijo al principio, estos Xolos serán muchas cosas pero para nada aburridos.

Ahora bien, a pesar del resultado se debe admitir que al fin el equipo se empieza a ver justamente como eso: un equipo. La defensa, a pesar de sus percances, luce sólida y se denota cierta idea en cuanto a la labor que deben cumplir dentro de la cancha, así como se empieza a vislumbrar un mayor entendimiento entre los delanteros, haciendo jugadas de lujo y uno que otro gol que resalta ese juego colectivo. Inclusive el segundo gol del cuadro fronterizo vino de un buen quiebre en donde tanto Nahuelpán como Sanvezzo, junto con un siempre presente Miller Bolaños, mostraron esa hambre por el gol que en ese momento les daba la ventaja momentánea. Pero claro, a veces esa hambre se apodera de uno y se terminan haciendo cosas difíciles de entender dentro del campo, ya sea por cierta inocencia o falta de concentración.

Poco después del 2-1, en la disputa del balón el mismo Nahuelpán se desconcentró e irresponsablemente pateó a un jugador de Atlas, lo cual le costó la roja directa y desde ahí el equipo se perdió totalmente. Lograron contener al rival por poco más de 20 minutos, pero las tarjetas rojas seguirían cayendo y para el minuto 90, Kevin Balanta recibiría la segunda roja del partido, dejando al combinado fronterizo con nueve hombres a falta de que se terminara el tiempo de reposición. Y se pudo haber sacado el triunfo si contenían al contrincante por unos cuantos minutos más, pero con el afán de perder tiempo Sanvezzo pateó el esférico de manera “antideportiva” y por consecuencia recibiría la segunda tarjeta amarilla en su cuenta y la tercera roja en contra del cuadro dirigido por Óscar Pareja. Sobra decir que ya con tres jugadores menos el equipo jalisciense logró empatar el marcador y por poco se lleva el triunfo.

Al menos se puede decir que van trees partidos sin perder y se viene un duelo ante un conjunto de Santos golpeado tras ser goleado por Tigres. Eso sí, que nadie diga que los Xolos no saben dar un espectáculo.