Musique: Rock DJ

Por Sergio Ciceña

scmusique.info@gmail.com

Uno de los regresos más esperados después de varios años de ausencia, es la del cantautor británico Robbie Williams, el cual regresará a principios de noviembre con su noveno disco de estudio, “Take The Crown”. Nacido en Stoke-on-Trent, Inglaterra, Williams alcanzó la fama siendo miembro del quinteto juvenil Take That a principios de los 90s. A pesar de que Gary Barlow era el Justin Timberlake de la banda, la actitud de Robbie fue lo que lo distinguió del resto de la agrupación. Con Take That, Robbie lanzó 3 discos de estudio desde 1991 hasta 1995, año en que se separó de la banda debido a pro-blemas internos. Posteriormente logró un contrato con Chrysalis Records, la cual le presentó al músico Guy Chambers. La mancuerna que hicieron se volvió una especie de Lennon-McCartney de los 90s, por lo que el éxito de Robbie realmente había empezado.

Sus primeros discos fueron “Life Thru A Lens” (1997), “I’ve Been Expecting You” (1998), los cuales desprendieron sencillos como “Let Me Entertain You”, “No Regrets”, “Millennium” y “Angels”. La fama de Robbie llegó a los cielos en parte gracias a la última canción, la cual tiene hasta una versión en español.

Sin embargo, fue hasta su tercer disco “Sing When You’re Winning” (2000), cuando los americanos lo voltearon a ver gracias a canciones como “Rock DJ”, “Supreme” y “Better Man”. Un año más tarde, Robbie lanzó el álbum “Swing When You’re Winning”, el cual contiene canciones clásicas del swing como “Mack The Knife” y “Mr. Bojangles”. De dicho álbum se desprendió la colaboración con la actriz australiana Nicole Kidman y tema clásico de Frank y Nancy Sinatra, “Somethin’ Stupid”. En el 2002 lanzó el disco “Escapology”, el cual, se convirtió en un éxito gracias a la canción “Feel”. En el 2005, ya sin su colaborador y confidente Guy Chambers, Robbie lanzó su disco “Intensive Care”, el cual fue grabado enteramente en su cuarto de Hollywood Hills. “Tripping”, “Make Me Pure” y “Advertising Space” forman parte del disco, el cual marcó un antes y después en su carrera, ya que se notó la ausencia de Chambers, pero a la vez, el sonido de Robbie cambió un poco gracias a su nuevo colaborador Stephen Duffy.

Un año más tarde, Robbie lanzó “Rudebox” (2006), el cual nunca debió de haber salido a la luz. Canciones como “Lovelight” y “She’s Madonna” fueron de lo más aceptable, pero en conjunto el disco fue muy criticado. Para el 2009, Robbie le dio las gracias a Duffy, e intentó recuperar su sonido de vuelta con el disco “Reality Killed The Video Star”, el cual marcó el regreso de Williams al favor del público. Las canciones “Bodies”, “Morning Sun” y “You Know Me” son las más interesantes del disco. Para el 2010, con más nostalgia que necesidad, Robbie se reunió con sus ex compañeros de Take That, y lanzaron juntos el disco “Progress” (2010). Con muchos proyectos en puerta, Robbie Williams regresa este año con la canción “Candy”, la cual fue coescrita junto a su amigo Gary Barlow.

*El autor es egresado de Cetys Universidad Tijuana, compositor y amante de la música.