Riña en penal de Juárez, obra de «El Chapo»

CHIHUAHUA.- Las amenazas y la corrupción del personal de custodia del reclusorio de Ciudad Juárez sirvieron para que la organización delictiva de “La Línea” pudiera meter dos armas cada 15 días en este penal.

De acuerdo a las declaraciones que dio a la Policía Federal, José Antonio Acosta Hernández, alías “El Diego”, considerado uno de los principales líderes del brazo armado del cártel de Juárez; la riña del penal municipal que dejó 17 muertos fue entre propios integrantes de la organización que encabeza Joaquín “El Chapo” Guzmán, publicó Excélsior. “Ese fue un motín solo entre ellos mismos, entre la gente del “Cártel de Sinaloa” y que pues los 17 muertos son de ellos, ellos mismos se mataron entre sí.

Sólo una persona, la del sexo femenino, es la que sí era gente de nosotros.” Sobre las armas que introducen al penal de ciudad Juárez, "El Diego" señaló que para tener el control de este penal, surten de armas a sus integrantes que están cumpliendo una condena.

“Pues a veces mandándoles equipo, mandándoles armas, por ejemplo este último motín, fue… ahí no afectó nada a los compañeros que están ahí recluidos”, dijo.

Aseguró que son los propios custodios los que ayudan a meter las armas cada 15 días para que las autoridades federales no se dieran cuenta. “Una o dos, porque no, no se puede meter mucho, pues eso tiene que ser más o menos cada quince días, si no, no es muy frecuente, porque no se puede”.

De entre las declaraciones que realizó en tres partes a la Policía Federal , aceptó que se elaboró una lista de 15 a 20 elementos de la policía municipal que estaban amenazados; sin embargo únicamente se ejecutaron a seis elementos, debido a que habían renunciado el resto.

“Esas las elaboramos nosotros por medio de… nos dan la información de quiénes son los oficiales de Seguridad Pública que han apoyado al “Cártel de Sinaloa” y fueron los nombres que se pusieron ahí”.

Sobre las amenazas a  las autoridades por medio de narcomantas, “El Diego”, destacó que se realizaron al igual que las pintas para que las leyeran los integrantes de las organizaciones contrarias.

“Pues en cierto modo, principalmente para que se dieran cuenta las autoridades que si trabajan, de quiénes son algunos elementos que andan apoyando cierto bando contrario, a veces amenazando a algunas autoridades por detenciones que hacen.

Por ejemplo una manta que si mandé poner yo fue amenazando a las autoridades de la DEA, eso solo se hizo con el fin de que supieran o de que para que no anduvieran tranquilos en la ciudad”.

Agregó que los mensajes eran pensados por él. Decía: “ya los tenemos ubicados, sabemos cuántos son y en qué andan, autoridades de la DEA y si los encontramos les vamos a mochar la cabeza”.

(Información tomada de Exélsior)