Richard luciendo en su regreso a San Diego

Por Pedro Gutiérrez

Iniciando el orden al bat

Estar colocados más de 20 juegos debajo de la marca de .500 con una semana por jugar es un claro indicativo de que tu temporada no ha sido positiva, pero aún con esos resultados, los Padres han tenido varias historias positivas a lo largo del 2016, como la gran campaña completa de Wil Myers, el continuo desarrollo de Luis Perdomo, el poder de Ryan Schimpf y ahora agregamos el resurgimiento de Clayton Richard.

Originalmente adquirido en el cambio de Jake Peavy durante el 2009, Richard en su primera etapa con el club se convirtió en una pieza sólida de la rotación con dos temporadas de más de 200 entradas y 14 victorias, sin embargo las lesiones descarrilaron su carrera y se convirtió en una especie de trotamundo, lanzando para las organizaciones de Diamondbacks, Piratas y Cachorros.

Regresando a San Diego en esta segunda mitad de la temporada, Richard regresó a su rol de abridor con resultados excelentes, algo que definitivamente nadie veía venir, permitiendo solamente ocho carreras limpias en 42 entradas, suficiente para una impecable efectividad de 1.71 en siete aperturas y aunque no es una muestra muy extensa, si es la suficiente para señalar que esto es más que una racha positiva.

Eso nos hace ver hacia el 2017 y cuál será el rol de Richard y con qué organización, ya que se perfila como agente libre a la conclusión de la Serie Mundial, pero el comparativo con el zurdo Rich Hill nos da un panorama sobre cuál será su destino siempre y cuando se mantenga sano.

Hill lanzó para seis equipos en sus primeros 10 años, alternando entre abridor y relevo situacional, pero todo eso cambió en septiembre del 2015, cuando 1.55 de carreras limpias en 4 aperturas lo posicionó para un contrato de 6 millones de dólares con los Atléticos y tras un cambio ahora se encuentra con los Dodgers buscando el banderín de la Liga Nacional.

Ese es el comparativo más claro que podemos encontrar para el resurgimiento de Richard y lo que podría ser el siguiente paso en su carrera, pero por el momento, nos está brindando algo que ni James Shields, ni Tyson Ross, ni Andrew Cashner pudieron realizar y eso es una salida sólida cada cinco días dando a los Padres una oportunidad de ganar cada uno de sus encuentros.

Una pequeña trivia

Menciona a los dos lanzadores de los Padres que han alcanzado 20 victorias en una temporada.

En el círculo de espera

Este fin de semana, los Padres continúan con su última estancia de la temporada, al recibir a los Gigantes de San Franciscos en serie de cuatro juegos, lo que también será el último fin de semana con béisbol de Grandes Ligas en Parque Petco para este 2016.

La próxima semana tendrán una serie final en casa frente a los Dodgers de Los Ángeles, una vez concluyendo, saldrán de viaje para la última serie de la campaña, con una gira corta de solamente tres juegos en Phoenix en contra de los Diamondbacks de Arizona.

Y la respuesta es…

Randy Jones, en dos ocasiones, 20 en 1975 y 22 en 1976 y Gaylord Perry, 21 en 1978. Jake Peavy se quedó corto en el 2007 con 19.

Por esta semana es todo, pero les recuerdo que “cada strike en la vida, los trae más cerca de su próximo cuadrangular”.

Compartir
Artículo anteriorNo manches Frida
Artículo siguienteUn juego no lo es todo