Retos de capital humano para 2020

Por Héctor Fernando Guerrero Rodríguez

En menos de dos meses el año 2019 llegará a su fin para dar inicio a un 2020 que traerá sus propias complejidades para todos los sectores y funciones. En medio de un sinnúmero de situaciones que han sucedido en medio este año aun en curso, desde el aspecto político, social, generacional entre otros más, las empresas a través de sus expertos empiezan ya a vislumbrar algunos de los retos para el próximo ciclo. Varios de estos retos que aunque no son tan distintos a los vividos en estos meses, serán de impacto directo para el área de capital humano.

Nuevas tendencias indican que cada vez son más las empresas que empiezan a anteponer al colaborador incluso por encima del mismo cliente. El exitoso empresario Richard Branson ha llegado a afirmar que si una compañía cuida primero de sus empleados, estos cuidarán a su vez de los clientes. Esta frase indica una necesidad apremiante de mantener una cercanía auténtica y efectiva con el personal.

Prácticas ubicadas en los extremos en términos de manejo de personal deben ser erradicadas de las empresas que verdaderamente quieran sobresalir. Tan perjudicial es un ambiente paternalista que premia a cambio del mínimo esfuerzo, como lo es una cultura en la que impera la ausencia de reconocimiento.

De acuerdo a personas expertas en la materia, los departamentos de Recursos Humanos seguirán siendo una pieza clave para que las empresas logren sus objetivos por medio del capital identificado como el más valioso en una organización. De ahí que el trabajo en equipo continuará como la mejor manera de lograr objetivos. El aprovechamiento de las fortalezas de cada miembro hará que estos se sientan más comprometidos con el proyecto en sí. La firma Gallup indica que un equipo comprometido es hasta un 20 por ciento más productivo. Evidentemente la tecnología seguirá facilitando proyectos e iniciativas y al mismo desarrollo y capacitación de los integrantes.

Desde hace ya años la integración generacional ha sido un tema recurrente en diversos foros. Diversos debates se han llevado a cabo alrededor de la integración de los llamados Millenials al mercado laboral y los retos y beneficios que esto debe significar.

El tiempo ha continuado su paso y ya inició su arribo la generación bautizada como Z, que en cinco años se espera que sean un 75 por ciento de la fuerza laboral del mundo.

Se hablaba del gran fenómeno de tener tres generaciones laborando en un mismo lugar. Lo cierto es que algunas empresas ya empezaron a tener hasta cuatro generaciones. Quien pueda gestionar el talento con un abordaje multi-generacional, verá beneficiada su productividad hasta en un 30 por ciento. Lo anterior de acuerdo a estudios por parte de la firma Deloitte.

El encarecimiento de los espacios y la dificultad cada vez mayor para transportarse a los centros de trabajo empujará a las organizaciones a meterse de lleno en el tema de flexibilidad laboral con esquemas como trabajo desde casa u horarios poco convencionales. La vestimenta formal perderá relevancia y se dejará al criterio y libre albedrio de cada empleado. La flexibilidad impactará también en fomentar un estilo de liderazgo mucho más humanístico y situacional.

Pero aun con todos los retos mencionados por expertos, el área de Recursos Humanos o Capital Humano seguirá teniendo tres objetivos medulares: Atraer, retener y desarrollar talento de acuerdo a las necesidades de la empresa. Cualquier actividad o iniciativa que no esté alineada con alguno de estos tres propósitos, será como el envoltorio caro de un regalo que no le agrega valor, pero si consumió recursos.